Montevideo Portal

El Frente Amplio analiza en su Mesa Política una serie de medidas para asistir al sector turístico, ya que entiende que las tomadas hasta ahora «aportan limitados elementos de mitigación» teniendo en cuenta la actual coyuntura de emergencia sanitaria y sus efectos socioeconómicos.

Estas valoraciones se desprenden de un documento elaborado por la Unidad Temática de Turismo de la coalición de izquierda el 6 de mayo, al que accedió Montevideo Portal.

En él, este grupo de trabajo valoró que las respuestas del gobierno para el rubro -uno de los más afectados por las medidas sanitarias- «son tardías» y se basan «en la ampliación de beneficios fiscales y crediticios que resultan insuficientes y no comprenden a toda la cadena de valor turística».

La Unidad Temática de Turismo entiende que el Poder Ejecutivo no tuvo en cuenta a todos los integrantes del sector. Para el Frente Amplio, lo anunciado hasta ahora «no considera la ostensible reducción de la calidad de vida de los trabajadores en seguro de desempleo».

La oposición también cree que «no existe una apuesta fuerte a la capacitación» de empresarios y trabajadores en relación a los aspectos sanitarios y digitales de la reactivación del turismo posterior a la pandemia, tanto interna como externa.

«Asimismo, se entiende que la infraestructura y la capacidad productiva del sector, podría utilizarse de forma eficiente para colaborar con la atención de la crisis. Es posible trabajar para que los servicios gastronómicos contribuyan a comedores oficiales u ollas solidarias, procurando atenuar la crisis alimentaria, con insumos aportados desde el sector público», afirma la unidad temática del FA.

A su vez, recuerda que en mayo de 2020 se le entregó al presidente Luis Lacalle Pou una serie de propuestas para paliar la crisis del sector turístico. Sin embargo, según la unidad temática, Lacalle Pou nunca contestó. Por eso en el documento los técnicos presentaron una ampliación de las medidas ya propuestas.

La primera es el desarrollo de «políticas que fortalezcan las capacidades para contar con test y certificaciones propias».

De este modo, afirman, se podrá hacer una trazabilidad de los habitantes para ser hospitalarios y a la vez tener «soberanía de control sanitario».

En este sentido, el exsubsecretario de Turismo Benjamín Liberoff explicó a Montevideo Portal que cuando se habla de «soberanía de control sanitario» se refiere a generar una infraestructura similar a la que Uruguay ha implementado con el transporte de carga de mercancías internacional.

En base a la experiencia de Buquebus (instaló un laboratorio en su terminal) y la del Aeropuerto de Carrasco, el exjerarca se preguntó si no se podría generar algo similar para la frontera, con el fin de recibir a viajeros con paquetes comprados previamente.

«¿Cuál es la diferencia entre un chofer argentino y el dueño de una propiedad que viene a vacacionar? Con la app Coronavirus UY podemos tener trazabilidad de las personas y podemos generar, sin depender de documentos que validen desde otros países, un modo independiente que mejor el control de la situación sanitaria», señaló.

Agregó, sin embargo, que en esa línea es importante visualizar a futuro la necesidad de validar a nivel regional los distintos tipos de vacunas, como puede ser por ejemplo la Sputnik, pensando en particular en los argentinos.

«Hay que imaginar si para octubre o setiembre existe la posibilidad de que vengan entre 200 y 300 mil argentinos que ya están vacunados, ¿Qué vamos a hacer en Uruguay? ¿Vamos a reconocer como válida o no la vacuna Sputnik?», argumento el exsubsecretario.

El FA también propone crear un Observatorio de Movilidad e Inteligencia de Destinos, para también coordinar y articular con el resto de la región.

El tercer punto del documento solicita el fomento del turismo interno a través de estímulos al consumo, «utilizando la experiencia de cooperación público privado para desarrollo del turismo social, contando ya con personal capacitado para eso en el propio Ministerio de Turismo.

La Unidad Temática de Turismo propone, a su vez, que el gobierno tome «medidas financieras de apoyo directo a las empresas, así como estímulo a la digitalización y tecnificación de las empresas turísticas y gestión de destinos».

Por otra parte, el documento recuerda otros proyectos que ya se han presentado y que podrían contribuir a la reactivación del turismo.

Algunos de ellos son el uso turístico del Ferrocarril Central, acelerar los procesos para la concreción de geoparques en Sierra de Minas y Zona Norte y el desarrollo de turismo náutico en conjunto con la Administración Nacional de Puerto.

El documento presenta otras propuestas y culmina de la siguiente forma: «Ante una emergencia nacional de tal magnitud, las respuestas deben ser amplias y consensuadas con todos los sectores que hacen al turismo del país».

Liberoff señaló que Uruguay ya debería estar pensando en el futuro del turismo una vez que las vacunas hayan cumplido con el objetivo de inocular a la población.

Indicó, además, que el anuncio de esta semana sobre que la final de la Copa Libertadores y la final de la Copa Sudamericana se vayan a jugar en el Estadio Centenario implica una gran oportunidad para el país para posicionarse como un destino sanitario y viable para el turismo.

«Con la perspectiva de las dos finales de CONMEBOL en noviembre, el poner la mirada, en tanto se pueda reducir el dramático momento de los contagios, para julio se podrían armar algunas experiencias piloto con la SCSanitario, para tener aceitado los procesos de ingresos para visitantes en noviembre», resumió el exjerarca.

El 20 de abril, el gobierno anunció un paquete de medidas para auxiliar a los sectores de la economía más afectados por la pandemia, entre ellos el turístico.

Trabajadores gastronómicos en seguro de paro

Otra propuesta manejada en el documento y que explicó Liberoff consiste en tratar de encontrar otra forma de apoyo o trabajo para las ollas populares.

Liberoff consideró como una propuesta viable la utilización de los trabajadores vinculados a la gastronomía en seguro de paro para producir comida para las ollas, a partir de los insumos brindados por el INDA (Ministerio de Desarrollo Social).

Liberoff, que participa de una olla, entiende que pagando la diferencia salarial a estos trabajadores y utilizando infraestructura ociosa -como hoteles- se podría ser «más eficiente y sería sanitariamente mejor».

Para el exjerarca, que sostuvo que algunos operadores hoteleros con los que habló se mostraron de acuerdo, se debería «utilizar las estructura de ollas como centro de distribución de comida» y no de producción.

«El seguro de paro igual lo estás pagando. Tenemos infraestructura y recursos humanos especializados en gastronomía. Entonces, con los insumos que brinda el INDA se puede producir más y mejor comida para distribuir a través de las ollas y no desgatar tanto a la gente», explicó.

En esa línea, argumentó que pagar la diferencia a esos trabajadores que ya están en seguro de paro implicaría incluso menos «costos que el salario mínimo nacional para 300 mil personas que está planteando el Frente Amplio».

«Imagina lo que cambia la realidad de la familia y del propio sector que está parado. Y además ayuda y contribuye a una realidad compleja en una situación que está muy complicada», sostuvo el exjerarca.

Montevideo Portal





Source link