Carta Abierta a Robert Silva, presidente del CODICEN (Parte 1)

 

Por: MBA, Mag. Ramiro García Pereira.-

 

Hace ya unos días atrás, la ANEP encabezada por usted Sr. Robert Silva, anunció la convocatoria a “expertos” de la educación, seleccionados a dedo bajo criterios completamente arbitrarios, para discutir el futuro de la educación uruguaya.

El primer punto que quiero discutir aquí, es el fácil e irresponsable uso del término “expertos” que usted hace, ¿qué es lo que se entiende por “experto” en sus declaraciones?, en el próximo párrafo trataremos de responder a esa pregunta, porque de hecho usted mismo Sr. Silva, parece no tener la respuesta.

Pero lo que sí queda bien en claro, es que usted en carácter de presidente del CODICEN, es quién pretende ser el que tenga la potestad hegemónica de definirlo según su parecer muy personal.

Viendo la lista de gente convocada, se podría afirmar, que la mayoría de los convocados no tiene experiencia alguna en investigación educativa, docencia práctica o si quiera, méritos suficientes como para ser considerado “experto” en educación. Más si tomamos en cuenta lo que la Real academia española define como tal: “Dicho de una persona: Especializada o con grandes conocimientos en una materia”.

Pero dejando de lado lo anterior y enfocándonos en lo realmente importante del asunto, que es el cómo debería discutirse el futuro de nuestro sistema educativo y la forma en la que se enseña.

No podemos esquivar, que al parecer existe desde el gobierno, la intención más o menos clara, de someter a discusión el asunto entre algunos referentes seleccionados, de áreas tan diferentes como el sector de la tecnología, la psicología y el mundo sindical.

En ese mismo sentido, es que tal vez se parta desde una buena intención, pero ya se arranca mal, al menos, si es que se quiere discutir el futuro de la educación de manera democrática, en ese caso, se está partiendo mal.

Pero sí en cambio, la intención es discutirlo de forma centralizada y desde una perspectiva del poder hegemónica desde el ejecutivo, entonces ahí si se está yendo por el camino correcto.

Pero por razones prácticas y para seguir discutiendo este tema, asumiremos de forma benevolente, que el gobierno y su vocero en el asunto, usted Sr. Robert Silva, quieran hacerlo desde una perspectiva democrática.

Tal como lo establece la Ley. 18.437 en su artículo sexto que dice que todos los habitantes del Uruguay tenemos derecho a la educación y por lo tanto implícitamente somos responsables todos, de su calidad y de la discusión permanente sobre su futuro.

Aspecto que queda más claro aún en su artículo 44 de la misma ley, al crear el Congreso Nacional de Educación, que tiene el fin último de asesorar por medio de la deliberación democrática y a través de las voces directas de toda la ciudadanía, sobre el camino que debe tomarse para construir el futuro de la educación.

Analicemos lo que dice textualmente el documento de Anep “Circular Nº 49/2021” en su página Nº 11:

Otros grupos directamente involucrados en la temática educativa (estudiantes, familias, OSC, y otros) podrán participar a través de consultas, con la posibilidad de generar ámbitos presenciales o virtuales de encuentro que habiliten las devoluciones pertinentes.

La sociedad en general será informada de los documentos curriculares en el transcurso del proceso de transformación curricular integral.”

Esos dos párrafos del documento resumen bastante bien todo el espíritu con el que se quiere llevar adelante la “reforma educativa”, se quiere hacer todo a puertas cerradas entre un grupito muy pequeño de lo que denominaremos como “amigos del poder”.

Los términos “podrán”, “devoluciones pertinentes” y “la sociedad en general será informada”, revelan el espíritu con el que está siendo pensada semejante embestida baguala, bruta y burra, bebiendo de las más hediondas y putrefactas aguas del despotismo ilustrado y su máxima histórica: “todo por el pueblo, pero sin el pueblo”, resumen del paternalismo anti liberal más puro de todos.

Entre el grupito de “amigos del poder”, al parecer pretenden definir todo como ellos quieren, jugando a ser una especie de “Josés Pedros Varelas 2.0” y luego si ellos quieren, “consultarán” a otros actores para que hagan sus “devoluciones” y al resto de la ciudadanía le “informarán” posteriormente cuando ya esté todo cocinado.

Ay… Sr. Silva, pensar que, dentro del Partido Colorado, hay voces que ya están empezando a declarar que usted será uno de los futuros candidatos a presidente.

Alguien que ignora, o peor aún, que pasa por arriba deliberadamente el espíritu de la Ley General de Educación uruguaya, que es profundamente deliberativa desde una perspectiva democrática verdadera.

Que lejos que está Sr. Silva de tener talante presidencial, muy lejos.

Es realmente una vergüenza, que una persona que se dice ser “batllista”, actúe de forma tan verticalista, cerrándose muy estrechamente de un círculo de polillas atraídas por el poder, con pocas ideas y mucha sed de protagonismo.

-Pobre Partido Colorado, si estos son tus líderes, tú que supiste ser un ejemplo en el mundo de socialdemocracia y hoy tan, pero tan lejos de tu vieja gloria-

¿Sabía usted que el conocimiento no se encuentra monopolizado por un grupete oligárquico de notables pertenecientes al Opus Dei, la masonería y algún que otro círculo elitista de la misma naturaleza que los dos anteriores?

¿De cuántos aportes de tanta gente igual o más capacitada que la gente con la que usted de forma arbitraria ha decidido rodearse nos estamos perdiendo?

Pensar que de las cuatro elecciones que llevo arriba, las tres primeras voté por el FA y en esta última, decidí votar en primera instancia por el Partido Colorado, por las ideas de reforma educativa de Ernesto Talvi y en la segunda instancia voté por la fórmula Lacalle Pou y Beatriz Argimón, porque creo que la alternancia es saludable para la democracia.

Yo, como tantos otros compatriotas, soy uno de esos “votos prestados” que los ayudaron a llegar al poder, no para esto que usted pretende hacer, sino para que hiciera las cosas bien, no para que confirmara que la mentalidad oligárquica y elitista es la que domina imperante dentro de la coalición de gobierno.

Nosotros, los que como no nos atan ni el fanatismo, ni las promesas de los cargos, somos el “voto volátil”, el voto que más exige a los gobernantes, que con lupa miramos lo que se hace, que si está bien repetiremos orgullosos nuestra votación en la próxima instancia, pero que también podemos decidir no volver a acompañar la misma decisión nuevamente.

Le pido Sr. Silva que cumpla con la Ley y llame a un Congreso Nacional de Educación bien hecho, no como las instancias anteriores que fueron una tomada de pelo a la ciudadanía.

El mecanismo que la Ley habilita para la discusión de la política educativa es sabio y es el camino a seguir, hay que mejorarlo sí, hacerlo efectivo y verdaderamente útil, pero nunca descartarlo.

Sr. Silva, no me haga arrepentir de haberlo votado a usted junto con Ernesto Talvi, haga lo correcto, no se olvide que el conocimiento se encuentra desperdigado a lo largo y ancho de la sociedad, en todo el territorio nacional, si usted ignora esto, será el responsable de otro intento de reforma fallido y pasará a la historia tristemente, como alguien que tuvo la oportunidad de hacer algo realmente grande y por cabeza dura, soberbia y visión elitista, fracasó por completo.

Convoque un Congreso Nacional de Educación de verdad, donde todo el mundo pueda aportar su grano de sabiduría, donde la educación vuelva a tener la oportunidad de ser un ámbito de diálogo, donde todos nos sintamos responsables de su mejoría.

Necesitamos un Congreso Nacional de Educación distinto, moderno, donde se fomente la participación de equipos de trabajo de libre conformación, orientado a proyectos de reforma educativa en todas sus áreas, diseñados en base a metodología de proyectos y que tengan como marco orientador una guía racional basada por ejemplo en los criterios del Project Management Institute y el PMBOK.

De hecho, ni si quiera es necesario hacerlo presencial, se puede perfectamente hacer un llamado a concurso abierto, transparente e internacional para convocar a una serie de expertos de probada experiencia (es importante tener la visión e imparcialidad de expertos extranjeros), para que evalúen los proyectos enviados, se seleccionen los mejores y luego se conforme un panel ejecutivo que integre en un documento común, lo mejor de cada proyecto.

Sr. Silva, si quiere ser quién sea recordado históricamente por hacer posible la madre de todas las reformar, que es la educativa, haga las cosas bien, respete la ley.

Este ha sido el primero de dos documentos, en el próximo, elaboraremos junto a dos expertos en educación, una serie de análisis y recomendaciones sobre las cosas que el sistema educativo uruguayo necesita tener en cuenta ineludiblemente para una reforma integral.



Fuente