El presidente peruano, Pedro Castillo, planteó la aplicación de «medidas drásticas», como la castración química, contra los violadores de menores, tras la conmoción que causó en el país una agresión contra una niña de 3 años.

«Basta ya de tanta violencia, los crímenes de violencia sexual contra los niños y niñas no serán tolerados por este Gobierno, ni quedarán impunes. El dolor de esta familia también es el nuestro, me siento indignado ante tanta crueldad», declaró Castillo en un comunicado difundido por la Presidencia de Perú. 

El mandatario enfatizó que «este hecho atroz e inhumano», que tuvo lugar en la ciudad norteña de Chiclayo, «lleva a una enorme reflexión como país para adoptar políticas públicas de Estado más severas que salvaguarden los derechos humanos de los más indefensos», en referencia a los menores de edad. 

«La castración química es una opción, no podemos esperar más», destacó antes de indicar que, para ser aplicable, esta medida deberá ser incluida en el Código Penal, previa aprobación por el Congreso. 

Castillo dijo que medidas similares se aplican en países como Rusia, Polonia, Corea del Sur, Indonesia y Moldavia, también en siete estados de los Estados Unidos. 

«Exhortamos al Congreso de la República a respaldar medidas concretas en favor de los más vulnerables, porque no podemos seguir tolerando estos violentos hechos que dañan nuestra integridad como sociedad y destruyen la vida de indefensos», agregó. 

La Presidencia peruana precisó que la castración química consiste en administrar medicamentos que reducen la libido e inhiben el deseo sexual y se usa como «un método de prevención contra las agresiones sexuales, y también como castigo para los que cometen crímenes de esta índole».

El secuestro y violación de una niña de tres años en Chiclayo, la capital de la región Lambayaque, provocó la indignación y rabia de miles de ciudadanos que salieron el último jueves a las calles de Lima y otras ciudades para pedir justicia para la menor, informó EFE

La menor fue reportada desaparecida por sus familiares el pasado 12 de abril y este miércoles la Policía Nacional la encontró y detuvo al presunto culpable del abuso, un hombre 48 años, que fue acusado de la presunta comisión de los delitos de violación sexual y secuestro de una menor de edad. 

La Fiscalía de la Nación comunicó el jueves que se dictaron nueve meses de prisión preventiva contra el detenido y sostuvo que «el imputado recibiría la pena máxima de cadena perpetua». 

Este sábado, Castillo aseguró que las autoridades «están vigilantes» del estado de salud de la niña y que se ha dispuesto que se le traslade a Lima junto a sus padres para que reciba los cuidados en su rehabilitación y apoyo psicológico, además de asesoría jurídica y defensa legal gratuita. 

Basado en EFE





Source link