El intendente Yamandú Orsi aseguró que lo que busca el “herrerismo” es “romper el clima en Canelones”.

“El herrerismo históricamente se plantó -bajo el mando del actual presidente, cuando era diputado-, a votar todo en contra de Canelones”.

Para Orsi, “es una forma de conducir el país desde que han llegado al gobierno”.

“Esto no afecta el diálogo con el presidente, pero hay que estar muy atentos, porque un alcalde del Partido Nacional dijo que no importa que no salga el fideicomiso, porque desde la OPP les aseguraron que las obras se hacían igual”, dijo el intendente en radio Sarandí.

“Ahí estamos hablando de otra cosa, y espero que este alcalde se haya equivocado, porque no estaría bueno que se saltearan a los gobiernos departamentales”, agregó.

Sin embargo, el jefe comunal aseguró que pese a todas las maniobras, «con los canarios no van a poder».

«Nosotros para definir el fideicomiso hablamos con todos los alcaldes de una manera republicana. No estaría bueno que por ganar adhesiones político partidarias, se actuara de otra manera», aseguró Orsi.

 

Polémica

El intendente de Canelones había expresado en un video que hubo presiones del gobierno nacional para que los ediles opositores no voten el proyecto que habilitaba a la intendencia a contraer un préstamos de 80 millones para obras.

Esto motivó la respuesta del secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, quien

que las declaraciones de Orsi constituyen «una información que no es correcta» y que hay «acusaciones falsas e inaceptables”.

Pidió «desdramatizar el tema» y dijo: «Rescato la voluntad que tuvo Yamandú y que no pudo concretar», pero «esta bueno hablar de Canelones y también del resto de los departamentos, donde tampoco hay fideicomiso y eran instrumentos que se podían necesitar para obras».

Canelones era el décimo fideicomiso que se intentaba aprobar, creo que tiene un endeudamiento, por lo que me dicen, de 370 o 380 millones de dólares, todavía con temas pendientes del fideicomiso anterior, que había contado con votos», dijo que «se venía hablando» con ediles y que el fideicomiso tenía «grandes inconsistencias».

 

 



Fuente