En la que puede ser una final anticipada de Champions League, ya que ambos accedieron a las semis de la Copa de Campeones la semana pasada, Manchester City y Liverpool se miden en Wembley. Y la nota del encuentro la dio el arquero Zack Steffen, que cometió un error insólito en la salida y sirvió en bandeja el segundo tanto de los Reds, en los pies de Sadio Mané.

El arquero norteamericano, que actúa en lugar del titular brasileño Éderson, demoró demasiado frente a la presión del delantero senegalés que corrió hasta su posición y no dudó en tirarse al piso para barrerlo, bloquear su pase y salir a festejar al minuto 17 e instantes después de la apertura del tanteador.

Fue el francés Ibrahima Konaté el que anotó de cabeza al minuto 9. El defensor saltó más alto que nadie en el área rival, a la salida de un tiro de esquina ejecutado por Andrew Robertson desde el vértice izquierdo y dejó sin chances al guardameta rival. Mané, intratable, le bajó el telón al primer tiempo con una definición excelente tras una enorme jugada colectiva ofensiva del cuadro de Jürgen Klopp.

Formaciones:

Estadio: Wembley (Londres)

Árbitro: Michael Oliver

Instancia: semifinales de FA Cup

NOTICIA EN DESARROLLO…

SEGUIR LEYENDO:





Fuente