por Javier Lyonnet /Blasina & Asoc.
El mercado ganadero alcanzó un punto de inflexión la semana pasada y por primera vez desde mediados de noviembre el precio promedio del novillo bajó en la grilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), de US$ 5,51 a 5,50 y de 5,58 a 5,56 el novillo especial de exportación. Las vacas gordas se mantuvieron en un promedio de 5,24 y las vaquillonas pesadas, con mayor demanda, subieron dos centavos: US$ 5,35.
Las flechas hacia abajo en varias categorías de la grilla publicada tras la reunión de consignatarios de este lunes 16 confirman lo que se venía anticipando: la alta faena de animales de corral para el período de cuota de julio aligeró la presión de la demanda por ganado de pasto, y las entradas se estiraron hasta unos 10 días, particularmente en vacas.

Ariel Núñez, del escritorio Freire, dijo a Conexión Agropecuaria que el grueso de los negocios está en novillos gordos a US$ 5,40 y vacas a US$ 5,20 con entradas de una semana para los novillos y algo más largas para las vacas. El consignatario entiende que los frigoríficos pretenden bajar un poco más los promedios de precios. Pero en un contexto de oferta limitada «el ganado se va a volver a afirmar si los mercados siguen como están, están tratando de bajarlo ahora para no arrancar con mucho precio para junio, julio y agosto», afirmó Núñez.

Sigue habiendo interés por novillos especiales, pesados, de unos 550 kilos que aun obtienen algún centavo por encima de 5,60, pero los novillos de entre 460 y 480 kilos promedian los 5,40 a 5,50.
INAC no publicó las cifras de faena este lunes por el feriado pero en el sector se espera que sea muy similar a la de la semana pasada porque la faena de los corrales fue muy fuerte, por lo que estaría otra vez por encima de las 58.000 cabezas con fuerte componente de vacas, vaquillonas y novillos precoces.

Actores del mercado entienden que el ajuste de precios es más bien coyuntural por la incidencia del ganado de cuota, aunque es esperable que el precio de la hacienda entre en una «meseta alta» de valores por encima de los US$ 5 por kilo en las diferentes categorías, un precio que sigue siendo muy destacado.
Las señales de la baja de precios de importación que está dando China no han sido un factor de ajuste para la materia prima hasta ahora. Pero es probable que empiecen a incidir.

En el mercado de reposición, cuyos promedios bajaron por segunda semana consecutiva, la demanda está más selectiva y cautelosa en un escenario de buena oferta acorde a la época. Los terneros castrados y destetados son los más demandados y se negocian con más fluidez que los terneros enteros y más pesados.

También son demandados los negocios más cortos, de novillos por encima de 350 y 360 kilos, y las vacas de inver-nada de buen peso y buena caja.

En ovinos el mercado se mantuvo estable y dispar entre plantas.



Fuente