Con el solo hecho que el presidente de la organización sindical haya pedido pase a la presidencia del Frente Amplio ya tendríamos suficiente y terminar esta información.

Bochornoso, blanqueando que el PIT es un partido político sucursal del Frente Amplio.

Pero en el Uruguay todo vale, somos unos verdaderos giles los ciudadanos comunes, siempre nos mienten y prometen y seguimos como corderitos mansos atrás a estos pastores de la política de turno.

¿No les da vergüenza a los dirigentes del PIT que oficialmente se de la información que hay 525.000 trabajadores que cobran menos de 25.000 pesos por mes?

Seguramente están conformes porque cuando Jorge Batlle entregó el gobierno a Vázquez era mucho menos, pero me gustaría preguntarles a estas figuritas que trabajan de sindicalistas como se puede vivir con 25.000 pesos de mierda.

Veo a Joselo López como vicepresidente del PIT y me da un poco de risa.

Un día le pregunté cómo habían logrado entrar al INAU su señora y su hijo.

Y muy suelto de cuerpo me dijo que “normal” que los familiares tengan preferencia y que eso pasaba en todos lados.

Me mencionó que era igual en el Poder Judicial y en el gremio de los bancarios.

La señora de Joselo López entró al INAU y a las pocas semanas ya había conseguido un traslado a su ciudad natal donde vivía que era Trinidad en Flores.

Y Joselo me confesó que él había actuado para el traslado.

Pero el problema no es Joselo López que dentro de todo es un buen dirigente sindical, el problema es que los uruguayos hacemos todo mal.

No respetamos nada, y todo se consigue gracias al amiguismo o el intercambio de favores entre la gente que tiene poder.

Lo mismo que hacía Astesiano, no me extraña, Astesiano usaba y abusaba de su poder para conseguir cosas para otros y como es un delincuente se robaba lo que podía.

No hay un solo centro de poder en que no se abuse de sus funciones.

Es por eso, que me animo a calificar de asociación para delinquir a este grupete de impresentables.

El PIT CNT, los partidos políticos con representación parlamentaria, las junta departamentales, las intendencias y las alcaldías son parte de este sistema nefasto que hay que cambiar o nos vamos al tacho del todo.

Está en cada uno de los uruguayos reflexionar, tomar conciencia y resolver darles una buena patada en el culo a los políticos profesionales y sus satélites.



Fuente