Publicado:

La Comisión Europea declaró que la decisión del gigante tecnológico de impedir a los desarrolladores de ‘apps’ de monederos móviles el acceso al ‘hardware’ y ‘software’ necesarios en sus dispositivos favorece a Apple Pay. A su vez, Apple subrayó que «Apple Pay es solo una de las muchas opciones disponibles para los consumidores europeos para realizar pagos».

El regulador antimonopolio de la Unión Europea ha acusado a Apple de restringir la competencia en el mercado de los monederos móviles en el sistema operativo iOS al limitar el acceso a sus rivales a la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés), la tecnología desarrollada por la empresa de la manzana para pagar sin contacto mediante dispositivos móviles en las tiendas.

La Comisión Europea anunció este lunes en un comunicado que había informado a Apple de «su opinión preliminar de que abusó de su posición dominante en los mercados de monederos móviles en dispositivos iOS». Asimismo, el organismo subrayó que se opone a la decisión del gigante tecnológico de impedir a los desarrolladores de aplicaciones de monederos móviles el acceso al ‘hardware’ y ‘software’ necesarios en sus dispositivos, para favorecer a su propia ‘app’, Apple Pay. 

Apple presenta el servicio Tap to Pay, que convertirá al iPhone en una terminal de pago

El regulador europeo señaló también que la práctica de Apple de no poner su tecnología NFC a disposición de los desarrolladores de aplicaciones de monederos móviles de terceros tiene «un efecto excluyente sobre los competidores y conduce a una menor innovación y menos opciones para los consumidores de carteras móviles en los iPhones». «Si se confirma, esta conducta infringiría el artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la UE (TFUE), que prohíbe el abuso de posición dominante en el mercado», reza la nota.

El pliego de cargos que la Comisión Europea entregó a Apple expone las presuntas violaciones de las normas antimonopolio de la UE, pero no determina necesariamente el resultado final de la investigación, que fue abierta en junio de 2020. La compañía tecnológica tendrá la oportunidad de revisar y responder a las conclusiones del organismo. Además, la Comisión Europea investiga por separado las normas de Apple para los desarrolladores que quieren distribuir aplicaciones en iOS. 

Respuesta de Apple

A su vez, un portavoz de Apple subrayó que «Apple Pay es solo una de las muchas opciones disponibles para los consumidores europeos para realizar pagos, y ha garantizado la igualdad de acceso a NFC al tiempo que ha establecido estándares líderes en la industria en materia de privacidad y seguridad», recoge CNBC.

Agregó que la compañía estadounidense seguirá colaborando con la Comisión para «garantizar que los consumidores europeos tengan acceso a la opción de pago que elijan en un entorno seguro». Apple también expresó su preocupación por el hecho de que los cambios en su sistema de pagos pudieran dar lugar a un proceso menos seguro.

La Ley de Mercados Digitales de la UE

Las investigaciones contra Apple se producen en medio del desarrollo por parte de la Unión Europea de una nueva normativa antimonopolio que podría cambiar los modelos de negocio de los gigantes tecnológicos, como Meta (declarado organización extremista en Rusia), Amazon, Google y la propia Apple.

La UE llega a un acuerdo "histórico" sobre nueva ley que contempla medidas para combatir la desinformación y los contenidos ilegales en Internet

El Parlamento Europeo y los Estados miembros del bloque alcanzaron el pasado 24 de marzo un acuerdo sobre la Ley de Mercados Digitales, un amplio conjunto de normas destinadas a prohibir ciertas prácticas utilizadas por las grandes plataformas y permitir a la Comisión Europea llevar a cabo investigaciones de mercado y sancionar el comportamiento no conforme.

Las normas se aplicarán a los llamados ‘gatekeepers’, empresas tecnológicas con una capitalización bursátil de al menos 75.000 millones de euros (83.000 millones de dólares) o unos ingresos anuales en la UE de al menos 7.500 millones de euros en los últimos tres años. También deben tener al menos 45 millones de usuarios mensuales o 10.000 usuarios empresariales en la UE. Se espera que las normas entren en vigor en octubre.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!



Source link