Desde hace 26 años en este semanario, venimos denunciando claramente lo que “llamamos la gran estafa”, y esa denominación se refiere a la publicidad del Estado en los medios de comunicación a través de las agencias de viajes.

Trascendió lo que el ex Ministro de Turismo Germán Cardoso a puro dedazo metió en el bolsillo a un puñado de privilegiados medios de comunicación.

Aquí está:

 

El ministerio pautó en Brecha por $ 329.400; en Búsqueda por $ 507.764; en Caras y Caretas por $ 433.686; en Crónicas por $ 425.780; en El Observador por $ 1.342.000; en El País por $ 2.177.708; en La Diaria por $ 183.000; en La Mañana por $ 376.065; en La República por $ 983.284; en Revista Caras por $ 488.000; en Revista Gente por $ 488.000; en Voces por $ 256.200.

 

Sin duda que hay una costumbre de mantener medios de comunicación.

Medios que subsisten por gracia de ese “apoyo” permanente, que no es otra cosa que la famosa toma y daca.

Los políticos ejerciendo un cargo público eligen a quién darle una publicidad.

Quién lo recibe (Un diario, un canal o una radio) agradece ser elegido y termina pagando de otra forma.

Le dan prensa a ese político que ejerciendo su cargo público, les dio un montón de billetes.

Le voy a comentar dos anécdotas cortas que viví en mi calidad de periodista.

Cuando llegué a la ciudad de Minas, contratado por Radio Lavalleja, había un colega allí que estaba muy contento porque había nombrado director de Ancap a un viejo dirigente Colorado que era de Minas.

Yo no entendía su alegría, pensé que era familiar del director de Ancap.

Pero la alegría no era por algo familiar, simplemente, era porque ahora al tener un político del departamento en un lugar donde se dispone de mucho dinero para contratar publicidad. Esto representaba que la radio Lavalleja recibiría permanentemente una cuota de dinero, como los demás medios de comunicación del departamento. Serían cinco años de ingresos extras permanentes.

Y eso hasta el día de hoy sigue igual.

La prueba contundente la recibimos en nuestros pedidos de informes.

Por ejemplo, cuando Francisco Gallinal fue nombrado Director de Antel, todos los medios de Minas recibieron publicidad de Antel durante cinco años.

En otros departamentos sin embargo, Gallinal no daba publicidad. ¿Por qué le daba a los de Lavalleja?

Porque cinco años después sería candidato a Diputado por Lavalleja. ¿Sencillo verdad?

Incluso podemos decir que con órdenes de publicidad de Antel quedó paga la campaña a diputado cinco años después en algún importante multimedio de Lavalleja.

Y más cerca en el tiempo, el caso de Juan Amaro también como director de Ancap con la presidencia de Sendic, otorgó publicidad a medios de Florida, donde es oriundo y luego fue candidato a Diputado.

Ancap donó 200.000 dólares a Rivera para hacer la carpeta asfáltica del autódromo.

Como es un departamento “Colorado”, el encargado de llevarse las palmas y entregar el cheque en conferencia de prensa en la intendencia de Rivera fue Amaro que es Colorado.

Queda claro, que en forma muy parecida a lo delictivo, se otorgan millones de dólares de acuerdo a la conveniencia de los políticos, de todos los partidos.

El Frente Amplio también criticaba duramente eso. Pero, cuando logró ser gobierno, hicieron lo mismo que los partidos tradicionales en la materia.

Ahora Cardoso hizo lo mismo en el ministerio de Turismo, sencillamente lo que hicieron siempre, manipular el dinero público en derecho propio, un delito claro y contundente de Abuso de Funciones.

En charla privada que tuve con el presidente Lacalle Pou antes de las elecciones, este tema lo hablamos y estaba al tanto de todo lo que hoy escribo en esta columna.

Pensé que haría algo al respecto, pero sigo esperando…



Fuente