Wanda Nara y Mauro Icardi
Wanda Nara y Mauro Icardi

El París Saint Germain obtuvo este sábado su décimo título de liga francesa tras empatar 1-1 con Lens en Parque de los Príncipes: Lionel Messi fue autor de un tanto espectacular. Los parisinos, que tenían como principal objetivo de la temporada la Champions League, se dieron el gusto de volver a consagrarse a nivel doméstico para alcanzar al máximo exponente en trofeos de este tipo, Saint-Etienne.

A pesar de que su marido estuvo pocos minutos en cancha durante todo el torneo, Wanda Nara le dedicó un mensaje muy romántico a Mauro Icardi en donde hace mención indirectamente a lo sucedido con la China Suárez el año pasado. “Quiero que la vida solo te devuelva un poquito del amor, el cuidado y de todo lo que me das . Quizás no soy la mejor mujer del mundo, pero de lo que podes estar seguro que soy quien muere de felicidad por dentro en cada logro tuyo o se muere por dentro de tristeza cuando las cosas no van bien”, comenzó escribiendo la modelo y empresaria.

“Son etapas, son rachas , es la vida.. pero en las malas me quedé, las buenas las disfrutamos y ojalá la vida nos siga regalando todo tipo de momentos momentos que nos hagan crecer juntos. Te amo”, finalizó. Esta publicación no solo son un gesto de aliento en este momento deportivo de su pareja, sino que también demuestran que el matrimonio está firme y unido, tras el escándalo amoros.

El romántico mensaje de Wanda Nara a Mauro Icardi tras la consagración del PSG que hace referencia al Wandagate
El romántico mensaje de Wanda Nara a Mauro Icardi tras la consagración del PSG que hace referencia al Wandagate

Días atrás, trascendió que Eugenia La China Suárez habría intentado contactar nuevamente a Mauro Icardi. En este sentido, Luli Fernández dio a conocer en Socios del espectáculo un mensaje que el futbolista del PSG le habría enviado, en octubre de 2021, a una persona muy cercana a la actriz.

“Esto circuló en la agencia que la representa a la China, y también a Zaira, Wanda (Nara) y a mí, entre tantas otras. Me costó mucho conseguir estos fragmentos, y demuestran que cuando explota el Wandagate, Mauro, en la desesperación porque Wanda le deja de hablar y se toma un avión a Milán, intenta contactar al círculo más íntimo de ella para que lo ayuden a hacerla reflexionar. Entre esas personas, contacta a Zaira, a Nora -Colosimo, la mamá de la empresaria- y a una booker que le lleva adelante la agenda de trabajo a la China”, comenzó contando la panelista. Y detalló: “La booker no responde este mensaje, pero sí le da noticia a la China de que Mauro estaba haciendo este pedido desgarrador”.

En tanto, Rodrigo Lussich fue el encargado de leer al aire el contenido de dicho chat: “Te escribo por acá porque mi Instagram lo cerré. Quería hablar con vos porque le están llegando a Wanda muchas mentiras y barbaridades que no son reales. Quiero recomponer mi familia, fui un estúpido por hacer lo que hice, no se lo merecía ni Wanda ni mis hijos. Yo le conté todo lo que pasó”. En ese sentido, el conductor opinó: “Él lo manda, además, para que le llegue a la China y frene, pero lejos de eso, ella le escribe de vuelta y manda a un cómplice”. Sin embargo, cabe aclarar que el jugador es el que había bloqueado a la ex protagonista de ATAV de las redes, por lo que llama la atención que luego intentara contactar a su entorno.

Harta de los constantes rumores sobre su vida privada, Suárez publicó un fuerte mensaje en sus redes sociales. “Sigan. Metiéndose en la vida y cama de las mujeres, sigan. Exponiendo, intentando, hundir, mintiendo. En unos años seguramente estemos hablando del acoso y la carnicería mediática, y estaremos lamentándonos. De los desalmadxs que se sientan a decir pelotudeces porque les pagan. Los primerxs que lamentan cuando alguien se mata porque le hacen bullying, hacen lo mismo y peor. Hostigan, disfrutan y difunden mientras se ríen cuando se filtran fotos de una mujer desnuda sin su consentimiento. Son el mal”, había escrito en sus stories, en letras blancas sobre un fondo negro y sin otro aditivo.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente