Los últimos aumentos en el precio de los combustibles (salvo en setiembre que bajó menos de 1 peso), preocupan a la Intendencia de Montevideo fundamentalmente en su intención de mantener el precio del boleto.

“Nos preocupa la suba de los combustibles en la magnitud que se viene dando, y entendemos que para poder no modificar el precio del boleto tiene que haber un fuerte apoyo en los subsidios por parte del gobierno nacional, que esperemos se mantenga”, dijo este martes la intendenta de Montevideo Carolina Cosse.

Esa fue la primera reacción de la jerarca sobre el aumento del precio de los combustibles de los últimos meses, especialmente en agosto, cuando subieron 5 pesos en promedio, y el efecto que podría tener en el precio del boleto.

“Estamos en una situación donde la pandemia no terminó, la actividad no volvió a ser la normal. Solo en Montevideo hay más de 20.000 puestos de trabajo que se han perdido, por lo tanto la demanda del transporte ha bajado, y si a esto sumamos estos esquemas de suba de combustible, nosotros vamos a mantener el subsidio pero necesitamos obviamente que el gobierno los siga manteniendo y en algunos casos los refuerce”, agregó Cosse.

La intendenta recordó que por decreto del Poder Ejecutivo el componente del precio del gasoil que va para el subsidio del boleto quedó fijo. Es una cantidad fija. Explicó que eso se resolvió -por parte del gobierno nacional- debido a que había un superávit en el subsidio, “lo cual es cierto”, dijo Cosse.

Sin embargo, auguró que ese superávit se va a terminar “en unos meses” y que si el subsidio sigue conformándose con un aporte fijo (no un porcentaje), entonces en los hechos el subsidio del boleto podría verse reducido, lo que impactaría en el precio del mismo.



Fuente