Publicado:

Según datos oficiales, este es uno más de los 189 casos de este tipo denunciados dentro de la Policía en los últimos seis años.

Las autoridades del estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia descubrieron un nuevo caso de intercambio de imaginería nazi y posibles videos de pornografía infantil a través de las redes sociales entre cinco policías, informó el periódico Zeit.

Los implicados tienen entre 22 y 25 años y habrían intercambiado las imágenes durante el proceso de formación policial. La fiscal a cargo de la investigación, Anette Milk, declaró que este caso fue destapado durante las indagaciones contra otro joven uniformado, ahora expolicía, por haber distribuido simbología nazi y pornografía infantil.

Investigan a Roger Waters por usar un traje estilo nazi y 'disparar' durante un concierto

Los agentes prestaban servicio en diferentes ciudades. La jefa de Policía de Recklinghausen, Friederike Zurhausen, declaró que, tras estudiar el caso, se tomó la decisión de suspender a tres de los oficiales sospechosos por la gravedad de la situación, asegurando que «esas ideas no tienen cabida» en el cuerpo policial.

Otro de los acusados, en la ciudad de Borken, también fue suspendido de sus funciones, mientras que no se han dado a conocer detalles sobre el quinto uniformado. Por su parte, el ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, calificó las medidas como las «más correctas en este momento».

Según Reul, los agentes acusados eran personas que habían mostrado defectos en su moralidad y carácter, impropios de la profesión policial, que «debe defender la justicia, el derecho y los valores de nuestra Constitución».

Casos en aumento

No es el primer caso de este tipo que se presenta en la Policía alemana, ya que en los últimos seis años se han sancionado 105 conductas de extrema derecha en la Policía de Renania del Norte-Westfalia, aunque el número de denuncias fue de 189, según datos oficiales.

Bloomberg: Alemania podría convertirse en el "hombre enfermo de Europa"

La Constitución alemana prohíbe la difusión pública de propaganda nazi, sin embargo, debido a la privacidad de los chats es difícil abrir un proceso judicial por incitación al odio y los policías no pueden ser judicializados por publicar contenidos racistas, xenófobos o de extrema derecha.

No obstante, las autoridades locales esperan que esta investigación caso no sea descartada, ya que los sospechosos aún se encuentran en período de prueba, por lo que pueden ser apartados del servicio con relativa facilidad, incluso en caso de falta no delictiva.



Source link