En la noche de hoy se levantará el cuarto intermedio de la Asamblea de Clubes, debiendo oficializarse el regreso de Diego Lamas, además de la fecha de inicio de los torneos de mayores. 

En caso que el conjunto albiceleste realice el depósito solicitado por la Asociación de Fútbol, no solamente será confirmado su retorno al balompié local, sino también quedará resuelto que cada divisional tendrá su propio campeonato. 

Como lo hemos manejado en ediciones anteriores, el certamen integración podría regresar únicamente si compitieran doce o menos instituciones. 

Con la posible llegada de Diego Lamas, serían catorce las entidades que actuarían en Tacuarembó en el 2023, siempre y cuando Nacional ratifique su participación. 

Hasta el cierre de nuestra edición la actuación del conjunto tricolor estaba complicada, pero habrían aparecido diez jóvenes que pretenden hacerse cargo del aspecto futbolístico del club, estando entre ellos el entrenador de la temporada anterior, Manuel Acosta. Estos jóvenes se reunían al cierre de nuestra edición con la dirigencia, procurando que el combinado de la esquina de Líber Seregni y Elías Abdo siga compitiendo. 

Esperemos que en dicha charla pueda existir un acuerdo para que Nacional continúe participando, pues de lo contrario sería desafiliado el decano del fútbol tacuaremboense, cerrándose ciento doce años de historia. 

Recordemos que ya quedó por el camino Oriental, y sería muy poco beneficioso para el fútbol local que se aleje otra institución histórica.

Por su parte en Peñarol habrá elecciones en el mes entrante, estando prácticamente confirmado que Juan Francisco Saralegui se convertirá en el nuevo presidente mirasol.

Lo cierto que la segunda división podrá tener cinco o en su defecto seis instituciones, debiendo resolver nuestros dirigentes la fecha de inicio en la mencionada reunión, teniendo que establecer también el día de comienzo del círculo de privilegio. 



Fuente