Los siete estados de las regiones
más ricas de Brasil se comprometieron a plantar 100 millones de árboles en la
Mata Atlántica, el conjunto de bosques costeros y uno de los ecosistemas más
amenazados del país, según se informó este domingo.

El compromiso surgió
después de la reunión de gobernadores del llamado Consorcio de Integración Sur
y Sudeste (Cosud), creado en 2019 pero que tuvo este fin de semana su primer
gran encuentro en São Paulo para discutir propuestas.

El Tratado de la Mata
Atlántica, según reportó el servicio estatal de noticias Agencia Brasil,
prevé el plantío en 90.000 hectáreas de los 100 millones de mudas de especies
nativas de la flora brasileña hasta 2026.

El consorcio, que muchos
asocian como un grupo de oposición al actual Gobierno del presidente Luiz
Inácio Lula da Silva, se contrapone también al formado por los nueve estados de
la región Noreste, la más pobre del país y alineada al mandatario.

“Esta propuesta nace como
ejemplo para el mundo y en términos de sostenibilidad también estamos creando
un corredor azul, donde vamos a crear áreas de preservación en las orillas de
nuestro Océano Atlántico”, comentó el gobernador de Paraná, Ratinho Júnior.

El acuerdo también prevé
un plan integrado para hacer frente a fenómenos extremos, como lluvias y sequías,
y la intensificación de las inspecciones medioambientales y de la lucha contra
la deforestación ilegal.

El gobernador de Paraná,
que preside el Cosud, indicó que otra de las acciones de los siete estados será
la del combate conjunto al crimen organizado.

Los Estados se
comprometieron igualmente a sustituir gradualmente los combustibles fósiles.

En ese sentido, se
estudiarán varias iniciativas, como la adopción de etanol, biometano o
vehículos híbridos en las flotas regionales, así como medidas para incentivar
las industrias verdes y considerar aumentar la compra de electricidad
procedente de fuentes renovables.

El Cosud fue creado en
marzo de 2019, pero sólo se formalizó este a ño cuando fue aprobado y
convertido en ley por seis Legislaturas de los estados participantes (São
Paulo, Espírito Santo, Minas Gerais, Río Grande do Sul, Paraná y Santa
Catarina).

Tan solo Río de Janeiro
debe aún votar para su aprobación.

La reunión realizada en
São Paulo con 1.540 académicos y representantes de los Gobiernos regionales y
de la sociedad civil fue la novena del grupo y la próxima está prevista del 29
de febrero al 2 de marzo de 2024, en Río Grande do Sul.

EFE





Source link