Es una primicia mundial: Estados Unidos aprobó este
miércoles la primera vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS),
responsable de la bronquiolitis y de decenas de miles de muertes cada año.

La autorización de la vacuna Arexvy, desarrollada por el gigante
farmacéutico británico GSK, fue otorgada por la agencia estadounidense
reguladora de los medicamentos (FDA) para adultos de 60 años o más.

“Es un importante logro en términos de salud pública para
la prevención de una enfermedad que puede ser mortal”, afirmó en un comunicado
Peter Marks, responsable de la FDA.

La semana pasada, esta misma vacuna recibió la opinión
favorable de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). La decisión final de la
Comisión Europea se espera para los próximos meses.

El VRS es un virus muy extendido y contagioso, conocido
sobre todo por causar la bronquiolitis o infección de los bronquiolos en niños
pequeños durante el invierno.

Sin embargo, también afecta a los adultos y puede ser
peligroso para los ancianos cuando degenera en una infección respiratoria
(bronquiolitis o neumonía).

Según las autoridades sanitarias estadounidenses, este
virus provoca la muerte de entre 6.000 y 10.000 personas mayores de 65 años en
Estados Unidos por año.

Después de décadas de investigación, varios grupos
farmacéuticos están embarcados en una carrera para conquistar este mercado que
promete ser lucrativo.

Los laboratorios Pfizer y Moderna también están
desarrollando vacunas contra el VRS para los ancianos; Pfizer dijo que espera
una decisión de la FDA en mayo.

GSK informó en un comunicado que su vacuna estará
disponible a partir de la próxima temporada epidémica de este año.

Amplio ensayo clínico

La autorización de la vacuna de GSK se basa en un ensayo
clínico con aproximadamente 25.000 participantes, de los cuales la mitad
recibió la vacuna y la otra mitad un placebo.

Se encontró que la vacuna tiene una efectividad del 83% en
la prevención de infecciones del tracto respiratorio inferior. 

Los efectos secundarios fueron principalmente fatiga, dolor
muscular o dolores de cabeza.

En otro estudio más pequeño, un participante desarrolló el
síndrome de Guillain-Barré, una condición neurológica rara, nueve días después
de recibir la vacuna Arexvy. 

La FDA le pidió a GSK que continúe realizando estudios para
monitorear este riesgo.

Cada invierno la bronquiolitis está en la mira, pero se
habló especialmente de ella el año pasado, en el contexto del fin del
confinamiento ligado al Covid-19, y por tanto de mayor circulación de
virus. 

Estados Unidos y Europa se vieron particularmente afectados,
sobre todo los bebés, especialmente poco expuestos durante la pandemia de Covid. 

A finales de 2022, la
Unión Europea también aprobó un tratamiento preventivo para la bronquiolitis
desarrollado conjuntamente por AstraZeneca y Sanofi. Destinado a los lactantes,
el nirsevimab no es estrictamente una vacuna, pero funciona con la misma
intención preventiva.

AFP





Source link