Como ha contado a Sputnik la nutricionista rusa María Tijomirova, la cebolla tiene efectos antibacterianos y
antivirales y contiene azufre que ayuda
a la desintoxicación. Además, las cebollas son una fuente de vitamina C, y también estimulan la digestión y eliminan el
exceso de líquido.

«El antioxidante quercetina de la verdura es bueno para el cáncer y las alergias. Las cebollas también mejoran la
calidad del esperma», añadió la nutricionista.
Advirtió que las cebollas deben consumirse con precaución en caso de úlceras gástricas y duodenales.
Y no solo la cebolla es antibacteriana y antiviral. El mismo efecto tiene el ajo.
Como explicó anteriormente el médico nutricionista ruso Mijaíl Ginzburg, el ajo
tiene un doble efecto: estimula la digestión y también tiene un efecto antibacteriano y, como consecuencia, reduce la formación de gases.

Las opiniones expresadas por los expertos en este artículo se comparten únicamente con fines educativos e informativos, y no pretenden servir como diagnóstico o tratamiento médico universal. Sputnik señala la necesidad de consultar a un especialista antes de poner en práctica cualquiera de los consejos aquí publicados.

«Los alimentos, por un lado, llegan al estómago desprovistos de azúcares, ácidos grasos, a los que las bacterias reaccionan especialmente de forma violenta con su crecimiento, y por otro lado, su
número se normaliza», explicó el especialista.

Pese a su popularidad, la pasta a menudo es considerada un alimento malo por su alto contenido calórico. A menudo, es excluida de la dieta de personas que desean no solo bajar de peso, sino también mantener la buena salud de manera general.
Entonces,

¿qué pasaría si comieras pasta todos los días?
De acuerdo con la especialista rusa en nutrición Anastasía Gávriko-va, la mayor parte de las pastas a la venta contiene gluten
en su composición. A raíz de esto, la ingesta frecuente de grandes cantidades de este elemento puede provocar síndrome
del intestino irritable, enfermedades autoinmunes y problemas dermatológicos.

Además, la médica puso de relieve que consumir una variedad de nutrientes es una regla básica a la hora de elaborar
una dieta. Así que comer todo el día lo mismo no es recomendable.
«Si comes pasta todos los días, no obtendrás esos nutrientes que se encuentran, por ejemplo, en los cereales como el trigo
sarraceno, el arroz integral, la quinua», sostuvo la médica en un comentario a Sputnik.

Gávrikova dijo que, antes de incluir las pastas como un alimento constante de la dieta, se debe
tener en cuenta el estado de salud del organismo.
«Por tanto, si te encanta la pasta, analiza si tienes problemas con el tracto gastrointestinal, enfermedades autoinmunes,
cómo luce tu piel, si tienes o no sobrepeso», detalló la nutricionista. La especialista subrayó, sin embargo, que es importante tener moderació a la hora de alimentarse. «Si estás sano, puedes comer pasta de trigo normal. Sin embargo, debes
saber cuándo parar», dijo
Gávrikova.

La nutricionista recomendó, además, dar preferencia a las pastas sin gluten, como el fideo celofán, el shirataki, y las
pastas a base de guisantes, garbanzos, maíz, por ejemplo.



Fuente