En los últimos días el Ejecutivo de la Asociación de Fútbol (AFT) perdió el apoyo de Estudiantes y Wanderers, generando preocupación en la dirigencia roja y blanca, debido a que deberán continuar el mandato hasta abril del 2023, y ya no tienen el respaldo de dos clubes importantes.
por Álvaro Gil

La comisión de la media y media se encuentra molesta con los Neutrales, pues no modificaron los cruces de las semifinales de la Copa Integración, cuando los dirigentes galenos entendían que el cronograma de partidos estaba mal realizado.

Por su parte la directiva bohemia está ofuscada con el principal de la AFT, Ignacio Borad, a raíz de que el popular «Nacho» llamó insistentemente al presidente bohemio, Armando Duarte, antes de las elecciones de nuestra Liga amateur, procurando el voto de la entidad de la avenida Oliver, no habiéndose vuelto a comunicar en las últimas semanas.

Al mismo tiempo Duarte se enojó porque Borad lo había consultado sobre la posibilidad de volver a dirigir la selección de Tacuarembó, no habiendo enviado ningún tipo de mensaje una vez que Heber Colmán fue confirmado como entrenador del combinado rojo y blanco.

Todas estas informaciones El Avisador pudo confirmarlas plenamente, debido a que el orientador de Wanderers hizo público su malestar, realizando fuertes declaraciones en el programa «El Súper Deportivo» que se emite por FM Tiempo.

A su vez por estos días Borad buscará un acercamiento con ambos clubes, procurando limar las asperezas, ya que es consiente que no será fácil gobernar el fútbol local sin tener un buen relacionamiento con Estudiantes y Wanderers.

Hace algunos días Borad se hizo presente en la sede social de la calle Rivera, participando del lanzamiento de las nuevas obras que Estudiantes realizará en su gimnasio, comenzando a buscar una mejor relación con los dirigentes azules y rojos.



Fuente