Continúa el juicio en el marco de la demanda que presentó en
2020 el excandidato a diputado por el sector Baluarte Progresista (Frente
Amplio), Miguel Daniel Martínez, que le reclama un pago de $ 3 millones al senador
suplente Humberto Castro por los votos que obtuvo en las elecciones
nacionales de 2019.  

Castro fue la sorpresa en las elecciones nacionales pasadas con 57.000 votos. Ese caudal electoral determinó que la Vertiente Artiguista, grupo con que alcanzó un acuerdo electoral, lograra dos bancas en el Senado.

Martínez obtuvo 22.842 votos, lo que equivale a $ 3.470.785,
tal como informó en su momento el diario El País. Martínez dijo a Montevideo
Portal
que este lunes inició el juicio formal, luego de la audiencia de
conciliación que fue hace tres meses.

“Nos sorprendió no hayan concurrido a la audiencia del lunes
ni él ni su abogado, pero quedó fundamentado mi reclamo y el juicio continúa en
carrera. Ahora se citará a los testigos que citamos nosotros y habrá una audiencia
el 27 de julio a las 14.00 horas”, comentó.

“Se le va a tomar testimonio a los testigos y se va a hacer
un pedido de informes al FA, uno a la Corte Electoral y otro al Banco República
pidiendo distintas cosas. Todo está fundamentado”, agregó.

Martínez explicó que fue candidato como primer diputado por
la lista 890 de Baluarte Progresista, lista que encabezó en todo el país, luego
se alejó de la agrupación. Martínez fue quien acercó al cantante Gustavo “el Gucci”
Serafini
a Baluarte Progresista para que apoyara la candidatura de Daniel
Martínez a la Presidencia de la República por el FA.

“Tengo un pequeño negocio, siempre fui actor social del
barrio, fui dirigente sindical del Correo Uruguayo, siempre me gustó la
actividad política, pero me tocó pechar contra una manzana podrida. Esperé
hasta después de las elecciones departamentales para iniciar el juicio porque
no quería perjudicar a la fuerza política”, aseguró.

Proveniente del Partido Colorado, Humberto Castro se acercó a
la izquierda cuando Tabaré Vázquez creó el Encuentro Progresista en 1994. 

Martínez comentó que “15 o 20 días
antes de la elección nacional Castro nos retiró los autos que teníamos y dinero
para pagar a la gente, lo cual yo tuve que asumir”. “Puse 15 o 20 mil dólares
pensando en que me lo iba a pagar con la plata de los votos. Cuando llegó el
momento le pedí no más de lo que yo había gastado, yo no quiero plata que no es
mía sino lo que gastamos”, expresó.

Los importes que paga la Corte Electoral por los
votos son cobrados por representantes del partido político y luego,
según corresponda, se entregan a cada sector para que posteriormente sean
volcados en los porcentajes correspondientes a los titulares de las listas
a diputación que integran cada sector.





Source link