Montevideo Portal

Cuando Fernando
Pereira asumió la presidencia del Frente Amplio (FA) el
pasado 5 de febrero
, se creó la Comisión de Derechos Humanos dentro del
partido político. Los objetivos centrales de este organismo
son el trabajo interno en el partido y la construcción de un intercambio sólido
con la ciudadanía y las organizaciones sociales. Para ello, la comisión definió
algunas acciones concretas, que incluyen el diálogo con todos los departamentos
del país, el vínculo con las organizaciones de la sociedad civil, el trabajo
constante contra la impunidad de quienes cometieron delitos de lesa humanidad y
una prioridad central a las acciones de formación en Derechos Humanos.

Este organismo sesionó
por primera vez el pasado 31 de marzo. En un informe entregado a la presidencia
del FA, titulado «Desde la integridad de los DDHH y
la calidad democrática se enciende una luz de alarma» y
al que accedió Montevideo Portal, la comisión asegura que «el
discurso de la derecha» pone a «toda la fuerza política» en
«alerta ciudadana en defensa de la democracia, la igualdad de
oportunidades y la libertad para todas las personas sin exclusiones». Esto
se debe a que dicho discurso «reivindica» el «pasado
dictatorial» y quiere «instalar un relato falso
como es la teoría de los dos demonios, planteando incluso la libertad para los
autores de delitos de lesa humanidad y el silencio gubernamental ante ello»,
sostiene la comisión en el documento.

Así, desde el FA se
reivindica el «derecho a tener derechos». «Los
concebimos como un todo integral, indivisibles, interdependientes y
complementarios. Son irrenunciables e imprescriptibles, inalienables e
inviolables. No pueden ser suspendidos, algunos de ellos nunca jamás. Son
anteriores y superiores al Estado, el cual no los otorga, sino que los reconoce
y es el principal obligado a respetarlos y garantizarlos. Son las condiciones
de la dignidad humana y parte sustantiva de la democracia», reza el texto.

A entender de la comisión, presidida por Adriana
Barros, las autoridades del Gobierno nacional «se orientan» por una concepción
que toma los derechos humanos «por derechos del individuo». Esta visión
«permite disociar el orden político de la violación de los derechos
humanos», argumentan y añaden que los derechos humanos «son un
elemento constitutivo de la política» y violarlos es «una agresión a
la sociedad».

Por su parte, Barros dijo a Montevideo
Portal
que los derechos humanos «siempre fueron una bandera» para
la fuerza política. Según aseguró, la «luz de alarma» a la que hace
referencia el título del informe es el «momento político que se
vive»; principalmente, insistió, lo que refiere a los proyectos de ley que
«quieren
interferir con Fiscalía
y el Poder Judicial», que buscan dar «prisión
domiciliaria
a quienes cometieron delitos de lesa humanidad» o que
«cambien
competencias
de la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh)».

Cosas que no

Dicho todo esto, la Comisión de Derechos Humanos
del FA listó en el documento una serie de factores a los que manifestó su preocupación.

En primer lugar, reprobó los «discursos
que intentan desprestigiar y quitar competencias» a la Inddhh. En tanto,
la comisión mostró preocupación «con los desbordes autoritarios de algunos
policías» que, reconoció, «no son representativos de la mayoría»;
respecto a este punto, puso énfasis en «la indiferencia de las
autoridades» del Ministerio del Interior.

«Consideramos que es trascendente atender
los señalamientos sobre la realidad realizados en el informe
del Comisionado Parlamentario
. Dada la realidad de los centros de detención
y el aumento explosivo de la población penitenciaria especialmente las mujeres.
Es necesario comprometer más esfuerzos y medios que permitan generar mejores
condiciones para hacer efectiva la recuperación de quienes están en situación
de privación y prioritario realizar acciones que pongan en valor la vida de
estas personas», afirmó la comisión en el documento.

También se manifestó la
inquietud sobre la «insensibilidad» de las políticas económicas del
Gobierno, las cuales «llevan a la pobreza a miles de familias» y
«en particular» a niños y jóvenes, ya que la pobreza y falta de
trabajo «son factores que contribuyen al no cumplimiento» de derechos
humanos básicos, argumentó.

Cosas que sí

Es en este marco que
la comisión de la coalición de izquierdas reafirmó su convicción de que
«la paz es el objetivo primordial» para el logro de «una
convivencia democrática» con los derechos humanos como rumbo.

«Nuestro compromiso es el de proteger a
las personas que sufran tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes,
discriminación étnico racial, violencia xenofóbica, homofóbica y transfóbica,
así como denunciar dichas violaciones y a quienes practican un discurso de odio
contra supuestos ‘enemigos’», manifiesta el documento.

Finalmente, este organismo del FA se
comprometió a «promover acciones sostenidas y regulares de diálogo e
interlocución» con colectivos y organizaciones de la sociedad civil
vinculados a la temática de los derechos humanos y construcción de la
ciudadanía democrática «cuyo objetivo en común sea la promoción de más
derechos y bienestar con dignidad».

En este sentido, Barros explicó que la
comisión va a hacer «informes periódicos» para la presidencia del FA,
además de capacitar «en y para» los derechos humanos. La presidenta
de la comisión de la coalición de izquierdas enfatizó en que también «preocupa»
que «no se siga con la búsqueda de desaparecidos» y añadió, así, que
se seguirá «con la bandera y la lucha de verdad y justicia» para
«tratar que no se pare» esa búsqueda.

A continuación, el documento que la Comisión de Derechos Humanos entregó a la presidencia del FA:

Informe DDHH FA Marzo 2022 by Montevideo Portal on Scribd

Montevideo Portal





Source link