Uruguay necesita avanzar en el proyecto de erradicación de la bichera, en eso coinciden todos los actores de la cadena consultados sobre el
mismo, pero hay un punto que genera desencuentros, y se trata de la forma de financiar esa idea. Otro de los puntos en los que hay consenso
es en que los productores deben ser quienes financien la campaña.

Hoy se manejan 3 formas alternativas para su financiación.

Una es usar un porcentaje (50%) del discutido impuesto del 1% municipal, que retorna como crédito fiscal al productor y que actualmente se está destinando al fondo Coronavirus, aunque su disposición finaliza en principio en el mes de mayo.

La otra es una contribución por cabeza de animal declarado por los productores, que va desde US$ 1 a US$ 3.

La otra opción que se maneja es una tasa a la venta de los ganados que van a faena y una tasa a la venta de la carne tanto de exportación como de abasto. Sería subir ese impuesto, con el que hoy se financia parte del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.

Sobre estas medidas propuestas, no existe hoy una alternativa que reúna las opiniones y decisiones de las gremiales, que deben tomar una opción cuanto antes, ya que el proyecto demorará un año en ser ejecutado, porque se precisa ese tiempo para ponerlo en funcionamiento.

(Tardáguila Agronegocios)



Fuente