Cuando al asumir en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) Luis Alberto Heber decidió suprimir al Sistema Integral de Control de Transporte de Carga (Sictrac), estaba generando una situación que puede tornarse incontrolable.

Con esta medida quedaron por el camino los mecanismos de control y se dio vía libre a una irregularidad que se expresa en extensas jornadas de trabajo, remuneraciones que no contemplan lo establecido en los convenios salariales y una inseguridad que ya se ha cobrado varias vidas en las rutas nacionales.

Sobre esta situación Caras y Caretas habló con el secretario general del Sindicato de Transporte de Carga (Sutcra), Ricardo Aloy, quién precisó que vienen llevando adelante tareas de difusión para que “la opinión pública conozca lo que pasa en el sector”.

Explicó que entre los problemas del transporte de carga “han aumentado las horas que realizan los trabajadores” al tiempo que hay un aumento del flujo de camiones porque “se está en plena zafra de arroz. Hay mucho más movimiento de camiones, lo que implica que hay más inseguridad. Hay trabajadores conduciendo con esa sobrecarga horaria y todavía con esa zafra por medio, es complicado”.

“Y nos agarró Semana de Turismo, en la que hubo varios accidentes”, lo que demuestra “lo que venimos diciendo: si no se hace uso de la información, y que sea obligatoria en el momento de se efectúen las denuncias, probablemente vayamos a seguir presentando situaciones como las que vemos todos los días en las noticias”.

Aloy hacía referencia al aumento del número de accidentes en los últimos tiempos y precisó que en un mes hubo siete siniestros que involucraron a trabajadores del transporte de carga.

Se constata el aumento de accidentes a través del seguimiento “con los compañeros que tenemos en salud y seguridad laboral, en prensa y propaganda”, quienes tienen acceso a la información, pero esta “no se nos comparte de manera oficial”. En este sentido indicó que el Poder Ejecutivo, a través del MTOP, “no nos ha brindado información, no solo sobre los accidentes, sino con lo que ocurre en lo previo, que es lo que venimos denunciando y es lo importante: que se hiciera un seguimiento respecto a la cantidad de horas. Acá no se respeta la ley de ocho horas ni la de horas extra. No se respetan los convenios por un porcentaje alto de empresas. En 90%, podríamos decir, hoy están incumpliendo con la normativa”.

Sostuvo que eso se da porque “cuando asumió Heber en el Ministerio de Transporte derogó la obligatoriedad del único mecanismo para hacer el seguimiento de toda esa información”.

Esa información consiste en una base segura “para evaluar y ver cómo nos podemos posicionar frente a situaciones de complejidad que se pudieran generar en el transporte y no se convirtiera en un sector caro. Pero acá no hay ninguna obligación de presentar información y lo que nos dice el Ministerio es que para 2023 habría posibilidad de que se instale algo, pero solamente para hacer seguimiento de la flota y mantener la infraestructura vial”.

“Nosotros entendemos que se puede renovar la flota y mantener la infraestructura pero los chóferes van a seguir siendo los mismos y seguirán trabajando muchas horas”, sentenció.

 

En tiempo real

Para el Sutcra es “fundamental acceder a información en tiempo real para efectuar las denuncias y que se pueda responsabilizar a quien sea necesario en caso de accidente o de incumplimiento”.

Sostuvo que otro de los problemas es que “hay una evasión importante que al Estado le debería preocupar. Es dinero del pueblo que no entra al BPS, a la DGI y otros organismos del Estado”.

“Hay que abordar este tema y el actor fundamental, que debería desempeñar el rol de contralor está ausente, inclusive resistiéndose a un seguimiento de esto que estamos denunciando”, subrayó Aloy. “A nosotros lo que nos preocupa es la vida de los trabajadores, es la vida del pueblo. Porque acá estamos hablando de que en un mes hubo siete accidentes, en ellos hubo cinco fallecidos y de ellos fueron dos chóferes y el resto, terceros. O sea gente que sale a trabajar o a pasear con la familia que se ve afectada y paga el costo más alto, es decir, su vida”, precisó.

 

Beneficiados

Sobre las razones por las que el exministro Heber suprimió el sistema de control, Aloy dijo que “había muchas empresas que iban a quedar en evidencia por la forma que remuneran. La remuneración que existe es alternativa, por kilómetro, por litro de combustible, por toneladas, por viaje, por lo que fuera, menos por lo que está establecido en el laudo. Entonces la empresa queda en evidencia al momento de constatarse los adeudos”.

“Nosotros también dijimos que podemos hacer una revisión y partir de un punto cero, pero se desestimó”, agregó.

A juicio del sindicalista, en este marco “hay un primer responsable que es el Estado. En este caso, los ministerios de Trabajo y de Transporte, seguidos por las empresas. Porque hay un grupo de empresarios que también está vinculado a la política económica actual. Hay intereses generados ahí, hay quienes se benefician y en lugar de discutir de manera seria y hacerle frente a estos problemas, no lo hacen”.

“Acá no estamos hablando de plata, estamos hablando de la vida, de condiciones que queremos que se respeten, que se limite la jornada de trabajo basados en la ley de ocho horas y la de horas extras. Hay que tener una mejor capacitación, porque hay que tener bien presentes cuáles son las consecuencias cuando se exceden los límites de la jornada de trabajo”, sentenció.

Preguntado sobre la propuesta patronal de crear un observatorio para el sector, Aloy consideró que se trata de “un cuento”. Sostuvo que “es más de lo mismo. Tratan de quitarse responsabilidades de arriba. Siempre tratan de tirarle la responsabilidad al trabajador hablando del uso continuo del celular. Nosotros, como profesionales, sabemos cuáles son nuestras responsabilidades”.

“No nos negamos al diálogo ni a ninguna medida, pero esto merece una atención inmediata porque acá no queremos encontrarnos todos los días con la noticia de un trabajador fallecido en un accidente”, finalizó.

 



Fuente