El aumento de la oferta de ganado presiona los precios en el mercado local y el clima comienza a tener mayor protagonismo. Algunas plantas ya comenzaron con faenas de corral para la ventana de cuota de noviembre y hay menor presión de compra por ganados de pasto. Esto en un contexto de demanda externa sostenida, aunque incierto sobre el impacto
que pueda tener el regreso de Brasil al mercado, todavía sin concretarse. El novillo gordo en Uruguay cayó más de 10 centavos en la última semana y cotiza entre US$ 4,50 – 4,55 por kilo. La vaca gorda sobre US$ 4,25 -4,30 y la vaquillona en US$ 4,35, en todos los casos con entradas dispares entre plantas, algunas sobre la semana y otras que superan los 15 días.

La brecha entre el novillo de Uruguay y Brasil es histórica, de casi un dólar y medio. El arroba de 15 kilos cotiza sobre los US$ 46,15, algo arriba de US$ 3 por kilo y en lo que va del mes acumula un descenso de casi 11%. En el país vecino hay un incremento en los stocks de carne, en particular, en las cámaras de fríos de los frigoríficos exportadores. Hasta ahora la demora de la habilitación de Brasil ha impactado positivamente tanto en precios como en la demanda de China por carne vacuna local, aunque también genera incertidumbre sobre qué pasará con los valores a su regreso, si habrá un ajuste gradual o si se dará de forma abrupta.

Por ahora se mantiene el flujo de negocios con algunos ya concretados para llegar luego del Año Nuevo chino, con precios algo menores pero similares a los actuales.

En el mercado de reposición esta semana habrá nuevas referencias en los remates de Plaza Rural y Pantalla Uruguay. Por ahora no ha acompañado la fuerte baja del gordo.

En ovinos hay un aumento de oferta, los precios tocaron un techo y se alargan las entradas. El cordero cotiza sobre US$ 4,60, la oveja en US$ 4,40 y el capón en US$ 4,45.

Cecilia Ferreira / Blasina y Asoc



Fuente