Estuvimos algunos días en la ciudad de Salto y pudimos medir la situación del departamento.

Sin dudas que Salto no escapa de la realidad de todo el país, la falta de empleos es el verdadero y preocupante problema.

La falta de comunicación por fronteras cerradas con Argentina también se siente en la economía de la ciudad.

El mapa político está cambiando radicalmente, y dentro de ese cambio, hay que destacar la mala imagen que tiene el ex intendente y actual senador Germán Coutinho y sus casi nulas simpatías de la gente. No solo aquellos del partido Nacional o del Frente Amplio, Germán ha logrado el rechazo de sus propios correligionarios.

Recordemos que las últimas elecciones departamentales fueron lapidarias para Germán, y hoy, ya a más de un año de aquella recordada contienda departamental, aún hoy la gente lo dice… “Como le regalamos la Intendencia al Frente Amplio (Lima) por votar separados y no en coalición multicolor»

En aquel momento Blancos y Colorados no lograron acuerdo para presentar solo un candidato, y si así hubiera sido, sin duda que ganaban la intendencia.

Coutinho en forma terca y torpe, aun sabiendo que no podía ganar él, igualmente prefirió mantenerse en sus treces y de esa manera medio Salto lo señala como el responsable del triunfo del actual intendente Lima, que repitió su administración por cinco años más.

Nadie duda que “Germán no gana nunca más la intendencia” y que seguramente su único objetivo será mantenerse en el parlamento.

Igualmente aunque ya no es el que tenía 30 mil votos propios en Salto, y su registró bajó a la mitad casi, igualmente como buen bicho político va a negociar sus votos en el futuro, seguramente con el Partido Nacional.

Nos aseguran que ya ha negociado con el partido Nacional y que dos de sus principales dirigentes, ya están en un cargo.

“Está quemado Germán” nos dijo un trabajador de un taxi, asegurando que ya la gente se dio cuenta que solamente piensa en él y sus más cercanos colaboradores.

Hace pocas semanas, quedó al descubierto que el hijo de Germán fue acomodado en un importante cargo público, y se asegura que fue su padre quien lo acomodó.

Muchos dirigentes de Coutinho quedaron muy heridos al conocer que el hijo de Germán fue el acomodado, diciendo que había muchísima gente con más merecimientos que el hijo de Coutinho si era cuestión de recibir algún cupo de cargos públicos.



Fuente