El ministro de Transporte y Obras Públicas, José Luis Falero, informó que el peaje ubicado en Mercedes (Soriano) será el primero en reconvertirse a una modalidad automática, progresividad que iniciará desde Semana Santa y afectará a todos los peajes del país, señaló el jerarca ante la prensa este miércoles en el Parlamento.
Las autoridades prevén que la reconversión inicie «a fines de abril y comienzos de mayo» en ese puesto ubicado en el kilómetro 284,400 de la ruta 2. En Mercedes será el «plan piloto», explicó Falero, principalmente por su infraestructura y porque es uno de los peajes que tiene menos personal. «Se puede reubicar todo en (la oficina de) Atención al usuario», aseguró el ministro.

Por el contrario, los últimos en abandonar el cobro en efectivo serán los ubicados en Pan-do (Canelones) y eh Barra Santa Lucía (San José). Allí hay «más personal» que, en parte será reubicado también en Atención al usuario, y el restante en la alternativa del sistema de radares.
Los trabajadores serán «reorientados» para cumplir tareas en el Centro de Operación de Control de Radares en las rutas nacionales.

Tal como informó El Observador, el ministerio lanzará en los próximos días una licitación para la compra de 100 radares de tránsito que se instalarán en varios puntos del país en el correr de este año.

«Venimos bien, va a ser de forma gradual», expresó Falero respecto a la reconversión de los peajes y al diálogo con el gremio. Dijo que este martes mantuvo una reunión al respecto con los trabajadores de los peajes de todo el país que están nucleados en el Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca).
La decisión del gobierno significará la reorientación de entre 80 y 100 funcionarios de peajes en todo el país, que pasarán a tener nuevas labores. «En su mayoría, en el mismo puesto de peaje», dijo Falero, quien insistió en que «nadie va a perder su fuente laboral».

Según defendió el jerarca, la automatización «es significativamente importante por cuatro razones». Y enumeró: eliminará el efectivo del puesto para dar seguridad a funcionarios, dará agilidad al tránsito, significará una reducción en el costo de los peajes y se le ofrecerá «mejor información» al usuario.
Los costos con la utilización de un sticker inteligente (tag) es de 20% menos por peaje si se mantiene la actual modalidad, sostuvo el secretario de Estado.

Los stickers inteligentes y la nueva modalidad

En cuanto al funcionamiento del nuevo sistema, cuando un vehículo llegue a un peaje sin el tag adhesivo, el personal disponible lo colocará de forma gratuita. Luego, el conductor deberá cargarlo antes de pasar por el próximo peaje.  Una de las opciones es cargarlo desde el celular o asociarlo al cobro por débito automático con tarjeta de crédito, según se explicó semanas atrás.

En tanto, quienes ingresen al país en calidad de turista, también deberán tener el tag. Lo podrán gestionar en los peajes o en las aduanas y una vez que se retiren, el mismo deberá estar pago. De lo contrario, las autoridades le retendrán el vehículo.

El telepeaje consiste en adherir al parabrisas de los vehículos un pequeño sticker inteligente (tag) que es «leído» por antenas instaladas en los peajes circulando a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora, levantando la barrera automáticamente sin necesidad de detenerse y debitando el costo del peaje del saldo del cliente (mediante el sistema de prepago) o cargándolo a su tarjeta de crédito (sistema de pospago).
Para los vehículos que carezcan de este dispositivo se levantará la barrera al registrarlos por sus matrículas y el cobro irá directamente al Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (Sucive). En estos casos el importe podrá ser abonado junto a la patente o a través de las redes de pagos.



Fuente