«Lo que yo sufrí cuando me separé de Matías fue horrendo. Yo tengo amigos que me ayudaron mucho y que estaban conmigo, que ayudaron primero para el afuera, el ‘vamos a lustrar que no se vea que esta está hecha pelota’. Me preguntaban ‘¿el amor se terminó? Y yo decía ‘si, si…’, contó en el programa de Florencia Peña.

«El pibe que vos pensabas que iba a ser para toda la vida resultó ser solo un momento que fue largo, pero que se termina. No hay cosa más dura que el amor se termine, es un vació acá y un ardor en el pecho que cuando abrís los ojos cada mañana decía ‘¡qué feo que es esto!’, ¿qué es esta angustia?’ Estuve angustiada y deprimida mal», agregó.

«En esos primeros momentos tuve cinco sesiones por la semana y los fines de semana tenía el teléfono de la terapeuta para hablarle, y durante 10 años estuve con antidepresivos fuertes. Tenés que ir subiendo porque esto no me hace nada. Además pasaron cosas muy graves en el medio, como la muerte de mi madre, el accidente de mi hijo. Los que yo lloré, un sufrimiento horrendo. Encima yo decía ‘esto no sé cómo gestionarlo’. Te vas al fondo porque pensás que no se va a terminar más», dijo.

 





Source link