Yamandú Orsi acusó a Presidencia de presionar a los ediles blancos y colorados para que no saliera el fideicomiso para Canelones, Alvaro Delgado acusó al FA de boicotear fideicomisos para Río Negro y Rocha, el ministro de Ambiente, Daniel Peña, se refirió a las acusaciones del intendente canario y aseguró le parece «destemplada la reacción y alguna acusación, un poco, temeraria». Canelones en pie de guerra.

El intendente canario dijo que tras el rechazo de la Junta Departamental al fideicomiso “se le quiere privar a los más de 550 mil habitantes del departamento de las mejoras previstas”.

“Se quiere privar de casi 40 obras de consolidación de barrios que incluyen 116 kilómetros de calles pavimentadas, se quiere privar de mejores plazas y parques en los 30 municipios, impedir la creación del Fondo de Movilidad Eléctrica para el transporte público y se quiere debilitar el sistema de recolección de residuos”, lamentó Orsi.

El jefe de gobierno departamental canario aseguró que “Presidencia de la República intervino directamente y presionó de manera inédita a los ediles para doblegar su voluntad”.

Aseguró que ediles blancos y colorados estaban dispuestos a acompañar la propuesta de la Intendencia, “pero parece que molesta que a Canelones le vaya bien. El diablo metió la cola”.

“Duele que se priorice el cálculo electoral por sobre los intereses de la gente de Canelones y que se impidan inversiones en tiempos de aumento de la desocupación”, sentenció.

El secretario de la Presidencia, Alvaro Delgado, respondió en las últimas horas a las acusaciones de Orsi. “No sé quién es el diablo acá”, aseguró Delgado, y agregó: “lo importante es decir la verdad”.

El dirigente blanco contó que mantuvo reuniones con Orsi para intentar que los ediles del Frente Amplio votaran los fideicomisos que plantearon las intendencias de Rocha y Río Negro, gestionadas por intendentes del Partido Nacional, cosa que finalmente no se logró.

“Yo estuve reunido con Yamandú Orsi y hablé varias veces con él porque se ofreció en algo que es muy bueno decirlo y destacable, que es la posibilidad de trabajar él para que el Frente Amplio vote los fideicomisos en dos intendencias que habían tenido gestión frenteamplista. No eran fideicomisos de 80 millones de dólares, eran más modestos, de 8 millones (en Río Negro) y 20 millones en Rocha”, contó Delgado.

“Hizo el intento, fue a los departamento y no pudo con el Frente Amplio, porque el Frente Amplio decidió votar en contra en esos departamentos y no va a haber fideicomiso en esos departamentos”, agregó.

Otro que habló este jueves fue el ministro de Ambiente, el colorado Daniel Peña. Según el secretario de Estado, lo que pedía el gobierno de Orsi «es una deuda importante», porque se llegó a «una situación en que la intendencia si no accede a un crédito millonario no estaría en condiciones de hacer obras; hay tema de gestión que hay que vichar». Peña detalló que a pesar de que hubo predisposición del edil colorado a votar a favor de la herramienta, el tema fue discutido en la interna del partido y se decidió no apoyarlo.

Otro que se metió en el debate fue el expresidente José Mujica. El líder del MPP dijo que fue “triste lo que pasó en la Junta Departamental de Canelones” porque “recursos que se pensaba invertir” en varias “obras” para “los canarios no se pudo concretar porque hubo presión; en el Uruguay, no haciendo política sino politiquería hay desesperación, y en realidad están trabajando para generar una grieta, del tipo de la argentina”.

“Estas cosas generan un clima; en este caso se afecta al pueblo de Canelones, pero se persigue una finalidad de largo plazo, de mediano plazo, desde el punto de vista político; se castiga a la gente buscando conveniencia política; es el Uruguay que tenemos, y en el cual vivimos”, sentenció Mujica.

Fuego cruzado en Canelones. La guerra empezó. El tiempo dirá quién gana y quién pierde en esta batalla.

 



Fuente