En la frontera norte es donde se registra el precio más bajo de gasolina en el país (Foto: Reuters)
En la frontera norte es donde se registra el precio más bajo de gasolina en el país (Foto: Reuters)

Para contrarrestar el alza en el precio de la gasolina, provocada por la invasión del ejército de Rusia en Ucrania, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Gabriel Yorio, sugirió a los gobiernos estatales ampliar el estímulo fiscal, pues la economía lo agradecería.

Así lo mencionó el funcionario este miércoles previo a la 85 Convención Bancaria, que se celebra en el Puerto de Acapulco, en el estado de Guerrero. Explicó que la medida ayudaría a contener la inflación, ya que, por ejemplo, el 60% de las mercancías que se comercializan en el país se hacen por tierra.

Cabe mencionar que, actualmente, la SHCP aplica un estímulo fiscal y otro complementario a la gasolina ante los incrementos que se han presentado en el precio internacional del petróleo, que a su vez afectan los precios de las gasolinas; sin embargo, el estímulo fiscal es sólo para el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) federal, y no el estatal, cuya cuota varía dependiendo el estado.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda (Foto: Twitter)
Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda (Foto: Twitter)

En este sentido, Yorio precisó que cada entidad tendría que decidir si lo deja de cobrar.

“Nosotros no tenemos potestad sobre los impuestos estatales, tenemos sobre los (impuestos) federales y ahí es donde podemos aplicar los estímulos, pero el IEPS estatal lo recaudan y determinan los Estados. Si quisieran ellos dar un incentivo, yo creo que la economía se los agradecería mucho”

Respecto si lo anterior provocará una recaudación negativa, aseguró que esta medida está funcionando bien y que México no es el único país que lo está haciendo, ya que naciones como Canadá, Reino Unido o Estados Unidos activaron subsidios similares.

“El IEPS autofinancia el estímulo que se aplica a la gasolina, lo que se va cobrando se usa para financiar este estímulo hasta cierto punto, a partir de ese cierto punto tendrían que entrar otros estímulos adicionales, eso es lo que acabamos de activar, o puede haber un IEPS negativo, pero sí ya hay otros estímulos adicionales”

Shell fue señalada como la marca que vendió el litro más caro la semana pasada (Foto: Cuartoscuro)
Shell fue señalada como la marca que vendió el litro más caro la semana pasada (Foto: Cuartoscuro)

De acuerdo con el portal Petrointelligence, el precio promedio nacional del combustible este 23 de marzo es de 21.32 pesos el litro para la regular, 23.29 para la premium y 22.79 para el diésel. Sin embargo, hace una semana varias gasolineras en el Valle de México vendieron el litro de premium en casi 30 pesos, lo que provocó una reacción enérgica del gobierno federal.

Pese a las declaraciones de Yorio, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) estimó que subsidios adicionales que el Gobierno federal está otorgando al IEPS, para controlar el precio de las gasolinas y diésel, provocarán una pérdida neta de entre 119 mil 300 millones de pesos y 205 mil 500 millones de pesos al cierre de este año para las finanzas públicas.

En su análisis “El precio del petróleo en las finanzas públicas”, la organización calculó que el balance por esta medida sobre las finanzas públicas sería negativo.

Fachada de la Secretaría de Hacienda, en la CDMX (Foto: especial)
Fachada de la Secretaría de Hacienda, en la CDMX (Foto: especial)

El IMCO construyó tres escenarios en los que el precio de la mezcla mexicana de exportación tendría un impacto lineal que llegaría a finales de diciembre de este año, con promedios anuales de 70 dólares por barril en un escenario de bajo impacto, 90 en uno de medio impacto y 110 en uno de alto impacto, respectivamente.

Para cada escenario se estimaron los ingresos petroleros excedentes, así como los estímulos fiscales al IEPS y posteriormente se calculó la diferencia para determinar el balance y las implicaciones en las finanzas públicas del País.

Los resultados obtenidos indican que en el escenario de bajo, los costos fiscales de estímulos al IEPS ascenderían a 124 mil 300 millones de pesos y los ingresos petroleros sumarían 5 mil millones de pesos, con lo que el resultado será de una pérdida de 119 mil 300 millones de pesos.

Mientras que en el escenario alto, los costos fiscales serían de 452 mil 600 millones de pesos y los ingresos excedentes sumarían 247 mil 100 millones de pesos, lo que daría como resultado una pérdida neta de 205 mil 500 millones de pesos.

El Instituto aclaró que estas estimaciones y balance se refieren únicamente al impacto sobre las finanzas públicas y no toman en cuenta los costos de oportunidad, es decir, no se considera si tendrían o no un mejor uso alternativo en un destino como la inversión en salud o educación.

Tampoco se toman en cuenta costos asociados para el sector público, por ejemplo, en generación de electricidad.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente