La portada de 'Hilando cuentos' es la escultura 'Munición y cañón', de la misma autora.
La portada de ‘Hilando cuentos’ es la escultura ‘Munición y cañón’, de la misma autora.

“Edwin, un niño de carácter decidido, espera a que sea hora para ver otro más de los capítulos de su programa favorito, Hombres de honor, una serie donde sus personajes, con uniformes militares, ayudan a la ciudadanía. Esto le encanta, pues para él los hombres que portan el uniforme se convierten automáticamente en ídolos, así como los héroes que vemos con capas y poderes”.

Este es un fragmento de los recuerdos de infancia del infante de marina regular Edwin Restrepo, quien soñaba con crecer para servir al país en las filas de la fuerza pública. Hombres de honor omitía unos cuantos detalles de lo que implica jurar bandera en un país como Colombia; por ejemplo, la posibilidad de tropezar en un campo minado. Cuando a Edwin le tocó, se le llevó la vista.

Hoy en día, Restrepo es abogado y trabaja para ofrecer asistencia legal a otros integrantes activos de la fuerza pública. Además, participó con su historia en el conjunto de narraciones Hilando cuentos, cuya compiladora e ilustradora es Linda Valentina Barrera, artista plástica, investigadora e hija y hermana de un integrante de las Fuerzas Armadas.

Barrera creció en una casa fiscal, en contacto estrecho con las historias humanas de sus amigos que veían a sus familiares partir, tal vez para no volver nunca. Al crecer, quiso expresar la otra cara del conflicto en Colombia, el de la mirada de quienes se unieron a las Fuerzas Militares pero quieren un país en paz. Así nació Puntadas y dibujos antiguerra, una exposición artística que ha girado desde 2017.

“Lo que quise mostrar con mi exposición, en principio, era que queríamos la paz también los hijos de los militares y también los militares queremos familias completas, no queremos disparejas”, recuerda Barrera en conversación con Infobae Colombia. Una de las piezas de su exposición es Munición de crayón, una escultura que reemplaza los cartuchos de fusil por crayones, los mismos de los niños que esperan el retorno desde los hogares de los uniformados.

Tiempo después, la artista llegó a Construyendo memoria, un programa de la emisora Marina Stereo dedicado a recopilar historias de los uniformados al enfrentarse cara a cara con el conflicto armado. “Una cosa muy bonita es que llegamos a la idea de que muchos de los militares no quieren ver más guerra. Después de que tú pasas un proceso cercano a la muerte o te quedas sin una parte de tu cuerpo, se dan cuenta de que es muy difícil. Entonces dicen ‘no, tenemos que hacer un cambio, un clic. No podemos seguir en esto’”, recuerda Barrera.

Entonces, la artista comenzó un ejercicio que le tomó tres años: hizo una serie de entrevistas para recoger instantes memorables de las infancias de los uniformados que resultaron víctimas del conflicto armado. Con esas historias creó Hilando cuentos: “ellos tenían que contarnos las historias, yo tenía que volverlos cuentos, ilustrarlos y hacer todo”, recuerda Barrera.

Durante el ejercicio, se dio cuenta de que “sus esperanzas son iguales que las de todos: la mayoría no quiere la repetición, no quieren más guerra, quieren la paz. Uno dice que quedarían más afectados, con más odio, pero algunas personas dicen ‘no: yo quiero perdonar, porque entonces no voy a sanar’. Ellos tienen que sanar física y psicológicamente, son dos formas. Es un proceso muy largo y yo creo que eso hace que uno reflexione”.

Con el apoyo de la Comisión de la Verdad, la Unión Europea y la Asociación Colombiana de Militares y Policías Víctimas del Conflicto, este conjunto de recuerdos ilustrados de estos uniformados llegó al papel y está siendo distribuido gratuitamente en el pabellón de la Alcaldía de Bogotá en la Feria Internacional del Libro 2022. No obstante, la artista quiere más: “llegar a muchas más fronteras, romper fronteras y que la gente empiece a ver las cosas de diferente manera”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:





Fuente