La equinoterapia es un tratamiento que usa los movimientos de un caballo para lograr las respuestas deseadas en una persona, en función de su discapacidad. El Centro de Rehabilitación Ecuestre, funciona en las instalaciones de Regimiento de Caballería 5to. de Tacuarembó.

El principal objetivo es llegar a más niños y niñas que necesiten de la equinoterapia. Se ha desarrollado una instancia con juegos infantiles, se compartió una merienda con los niños /as. En la oportunidad se presentó la nueva caballada. Rotary Tacuarembó realizó las gestiones para que se pueda contar con más caballos disponibles, lo cual era una de las limitaciones que se tenía en equinoterapia. Se emitió un video del desfile de Patria gaucha donde niños y pacientes de equinoterapia desfilaron, básicamente como un elemento motivador para padres y otros niños que quieran en un futuro cercano estar en Patria Gaucha y no verla de afuera y asi vivir lo que es la fiesta tradicional de Tacuarembó, montados en esos caballo”. Expresa el Jefe del Regimiento de Caballería Mecanizado 5 Tte. Cnel. Rubén Brum.

Sobre la equinoterapia y sus beneficios, expertos dicen:

La terapia con caballos es una terapia asistida e integral que como herramienta terapéutica, es cada vez más usada y recomendada por los profesionales de la salud física o mental.

 La equitación produce resultados excelentes en todas aquellas patologías que conlleven alguna limitación del aparato motor o muscular debido a la posición del cuerpo y al movimiento que produce el caballo al galopar.

El caballo posee características musculares únicas, que se valoran por la agilidad, la armonía y la fuerza. El caballo al paso, transmite vibraciones al cuerpo del jinete y en consecuencia a su cerebro, fomentando las conexiones nerviosas del mismo. En definitiva, consiste en aprovechar los movimientos multidimensionales del caballo para estimular musculatura, huesos y articulaciones.

Otro punto a favor de este tipo de terapias es que se desarrollan al aire libre, normalmente rodeados de vegetación, esto favorece el contacto con diferentes sensaciones y texturas, por no hablar de la gama de colores y estímulos visuales que la naturaleza nos proporciona. Lo que causa un efecto muy beneficioso sobre el sistema sensorial y cognitivo sin hacer prácticamente ningún esfuerzo al respecto. (divulgaciondinamica.es)

 



Fuente