Hace unos años atrás, cuando “Nico” López jugaba en Nacional y fue adquirida su ficha por el Inter de Porto Alegre en una cifra cercana a los 8 millones de dólares, hubo un escándalo de proporciones.

“Nico” tenía una pareja (Lucía), y un hijo pequeño con ella (Benjamín), pero estaban separados y el pequeño hijo vivía con su madre.

Un litigio por la pensión alimenticia casi deja sin efecto el pase al club de Porto Alegre, ya que el jugador tenía la salida prohibida del país por esa deuda que mantenía.

Luego hubo un acuerdo económico y pudo ir a firmar a Brasil sobre la hora.

Ahora, “Nico” solicitó la tenencia de su hijo de 7 años y en una resolución poco creíble, la jueza otorgó la tenencia única al jugador que ahora está jugando en México.

Seguramente habrá una apelación por parte de la Dra. Silvia Etchebarne, abogada de Lucía, ya que reitero, hemos leído la sentencia y no tiene pies ni cabeza separar a la madre de su pequeño hijo que está deslumbrado por el dinero de su padre y lo divino que pasa en México las cuatro veces al año que debe viajar a verlo.

Insólito desde todo punto de vista, solo hay que ver los argumentos para la sentencia y cualquiera puede darse cuenta que es una barbaridad.

Esperemos que los tres jueces del Tribunal de Apelaciones puedan revertir semejante barbaridad.

Solo un ejemplo…



Fuente