El intendente de Lavalleja, Mario García (PN) atraviesa una situación por lo menos incómoda. El jefe comunal deberá comparecer ante el plenario de la Junta Departamental, a instancia de los ediles frenteamplistas, para explicar la contratación de familiares en cargos de relevancia.

En las últimas horas trascendió que Ariel García, hermano del intendente de Lavalleja, Mario García, cobra una compensación de 72.300 pesos mensuales, desde diciembre de 2020.

El hermano del intendente de Lavalleja había sido contratado como peón en la anterior administración, y en la actualidad se desempeña como coordinador de Juntas, su función es mantener contacto con las comunidades del interior del departamento.

Pero esa no es la única irregularidad que constataron los ediles frenteamlistas. El secretario general de la Intendencia, Alejandro Giorello, es el padre de la directora del área de Ordenamiento Urbano y Territorial, Leticia Giorello, quien percibe una retribución personal del entorno de los 100.000 pesos.

El Código de Ética en la Función Pública prohíbe los vínculos de parentesco en la misma oficina, en el artículo 36 establece: “Queda prohibida la actuación dentro de la misma repartición u oficina del funcionario que se halle vinculado con su jerarca por lazos de parentesco dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad o por ser conyugue o concubina”. También se establece que “si ingresare a la oficina un funcionario que mantenga los vínculos mencionado en el inciso anterior, la autoridad competente dispondrá los traslados necesarios, sin que se perjudique la categoría de funcionario alguno”.

A raíz de tal situación, los ediles frenteamplista convocaron a Sala al intendente para que explique la legalidad de los vínculos laborales. Asimismo, se consultará al jefe de gobierno departamental por diferentes resoluciones.



Fuente