MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El jefe del Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento israelí, Ram Ben Barak, ha calificado este sábado la elección del clérigo ultraconservador Ebrahim Raisi como nuevo presidente de Irán como un desafío tanto para Israel como para Occidente, así como un indicio de la «radicalización» del país.

«La elección de Raisi como próximo presidente de Irán es una prueba concluyente de la decisión del líder supremo Alí Jamenei de radicalizar la conducta de Irán en las políticas exterior, nuclear y terrorista», ha hecho saber el exjefe del servicio de Inteligencia exterior israelí, el Mossad, en su cuenta de Twitter.

Con la victoria del clérigo «se ha abierto un gran desafío a las puertas de Occidente e Israel», ha añadido Ben Barak.

Raisi, hasta ahora jefe de la Judicatura de Irán, encabeza por una amplísima diferencia los primeros resultados oficiales de las elecciones presidenciales de este viernes y ya ha comenzado a recibir las felicitaciones tanto del que será su predecesor como de los rivales. Todos los pronósticos daban por ganador al poderoso clérigo, gran representante del estamento conservador iraní.

De momento, el portavoz de la Comisión Nacional Electoral de Irán, Yamal Arf, ha confirmado que Raisi lidera amplísimamente las primeras estimaciones oficiales, con 17,8 millones de votos recibidos, muy por delante de Mohsen Rezaei (3,3 millones de votos), Abdolnaser Hemati (2,4 millones) y Amirhosein Qazizadé Hashemi, que habría recibido cerca de un millón de votos, recoge la agencia oficial de noticias iraní IRNA.





Fuente