El exmilitar uruguayo Jorge Néstor Troccoli, actualmente en prisión en Italia por el asesinato de italianos en la Operación Cóndor, volverá a ser juzgado por los casos de otros tres desaparecidos en la década de 1970.

La jueza de la audiencia preliminar del Tribunal de Roma Annamaria Govoni ordenó hoy abrir otro juicio contra Troccoli en la III Corte Penal de la capital italiana, que dará inicio el 14 de julio en el Aula Búnker de la cárcel de Rebibbia, informaron a Efe fuentes próximas al caso.

Troccoli, italouruguayo de 72 años y residente en el país europeo tras escapar de la justicia uruguaya en 2007, actualmente cumple su cadena perpetua en la prisión de Carinola, en Caserta (sur).

El 9 de julio de 2001, el Tribunal Supremo de Italia confirmó las cadenas perpetuas a 14 militares y jerarcas de Chile y Uruguay acusados de la muerte de ciudadanos italianos en el Plan Cóndor, el plan represivo en Latinoamérica en las décadas de 1970 y 1980.

Entre estos el único que se encontraba en Italia era Troccoli, lo que permitió encarcelarle y acabar con la libertad de la que gozaba.

Ahora este torturador del Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA) de Uruguay deberá responder por los crímenes contra otros tres desaparecidos, el peronista argentino José Agustín Potenza, su pareja italiana Raffaella Filipazzi y la militante del Partido por la Victoria del Pueblo, Elena Quinteros.

Los dos primeros, cuyos cadáveres aparecieron en la capital paraguaya, Asunción, en marzo de 2013, fueron detenidos en mayo de 1977 en el Hotel Ermitage de Montevideo y trasladados a dependencias del FUSNA, como muchos de los desaparecidos del Plan Cóndor.

Quinteros, aún en paradero desconocido, fue detenida en junio de 1976 en el barrio Pocitos por el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA) y conducida al centro de detención clandistono «300 Carlos», donde se pierde su pista.

Entre los querellantes de este nuevo fascículo del Plan Cóndor en Italia están la hija de Potenza, Silvia Potenza, residente en la provincia argentina de San Luis, y también la hija de Raffaella Filipazzi, Beatriz García, que vive en Corrientes, Argentina.

El resto de partes acusadoras en el nuevo juicio contra Troccoli son la República Oriental de Uruguay, representada por la abogada Alessia Merluzzi, y el Gobierno italiano de Mario Draghi, representado por la Abogacía del Estado.

Con información de EFE





Source link