El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil anunció este
viernes que la plataforma de mensajería Telegram se sumó al acuerdo firmado con
otras compañías para combatir la desinformación durante las elecciones
presidenciales de octubre.

«El propósito de la alianza [con Telegram] es combatir
los contenidos falsos relacionados con la Justicia Electoral, el sistema de voto
electrónico, el proceso electoral en sus diferentes etapas y los actores
involucrados», afirmó la máxima corte electoral brasileña.

Telegram, una aplicación que se había convertido en terreno
fértil para la desinformación y muy utilizada por el presidente Jair Bolsonaro
y grupos bolsonaristas, está bajo presión judicial en Brasil desde hace meses.

El TSE llevaba tiempo intentando contactar a la compañía,
que ha sido objeto de prohibición o restricciones en países como India y Rusia,
para que se sumara al ‘Programa Permanente de Enfrentamiento de la
Desinformación en el ámbito electoral’, como hicieron en febrero Twitter,
TikTok, Facebook, WhatsApp, Google, Instagram, YouTube y Kwai.

El anuncio del acuerdo, que busca evitar que los comicios se
vean contaminados por la desinformación como en 2018, se da después que la
semana pasada un juez de la corte suprema determinó el bloqueo de Telegram, la
plataforma que más crece en Brasil y que está instalada en el 53% de los
celulares del país, por no responder a sus sucesivos llamados judiciales.

Esa decisión no terminó de ponerse en práctica, porque la
aplicación acabó cediendo a los pedidos de la corte para revertir el bloqueo,
entre ellos eliminar una publicación de agosto de 2021 en la que Bolsonaro
cuestionaba la confiabilidad de las urnas, y nombrar un representante legal en
Brasil.

El jueves, en una reunión en Brasilia, el TSE le propuso al
nuevo representante de Telegram que se sumara el acuerdo.

Las redes sociales fueron una pieza clave para Bolsonaro en
2018, cuando fue electo presidente de Brasil.

El propio mandatario hizo una campaña muy activa por redes,
así como muchos de sus seguidores, que divulgaron informaciones falsas sobre
los adversarios.

El ultraderechista es actualmente objeto de varias investigaciones
por difundir noticias falsas, y desde hace meses está intentando concentrar a
sus seguidores en Telegram, donde tiene más de un millón de seguidores y
numerosos grupos de apoyo, después de que plataformas como YouTube, Twitter y
Facebook tomaron medidas contra algunas de sus publicaciones.

Al revés de otras aplicaciones, Telegram permite grupos de
hasta 200.000 personas, canales sin límite de usuarios y tiene una escasa
moderación de contenidos, con lo que el potencial para que alguno se torne
viral es casi infinito.

«Fábrica de mentiras»

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para
las elecciones presidenciales de octubre, alertó este viernes sobre la
«fábrica de mentiras» que Bolsonaro pretende activar
durante la campaña electoral y advirtió que fue así como ganó los
comicios de 2018.

«A partir de ahora tenemos que tener mucho cuidado con su fábrica de
mentiras, con las mentiras de la familia Bolsonaro, con sus milicianos»,
afirmó Lula durante un acto con el Movimiento Sin Techo en la localidad
de Santo André, en la región metropolitana de Sao Paulo.

El líder del Partido de los Trabajadores, quien gobernó Brasil entre
2003 y 2010, señaló que fue a través de la estrategia de noticias falsas
que el líder ultraderechista llegó al poder en las elecciones de 2018 y
pidió «estar atentos» a las mentiras vertidas en WhatsApp.

«Necesitamos estar atentos, porque fue así que ganaron la elección de
2018 y nosotros no vamos a hacer ese juego rastrero», declaró el
dirigente socialista ante unas 400 personas, la mayoría vecinos de un
conjunto de viviendas populares construidas en una antigua ocupación.

Lula, quien era el preferido en las encuestas para las presidenciales
de 2018, no pudo disputar las pasadas elecciones debido a que había
sido condenado en dos procesos por corrupción por jueces de segunda
instancia y estaba en la cárcel.

En su lugar asumió la candidatura el exalcalde de Sao Paulo Fernando
Haddad, quien perdió las elecciones en segunda vuelta frente a Bolsonaro
y denunció entonces la campaña de «fake news» emprendida por el capitán
de la reserva del Ejército.

Según una encuesta publicada la víspera por el instituto Datafolha,
Lula, quien ha recuperado sus derechos políticos, vencería las
elecciones presidenciales con un 43 % de los votos, pero ha reducido
levemente su ventaja frente a Bolsonaro, que cuenta ahora con el 26 % de
los sufragios.

En base a EFE y AFP





Source link