El director de Forestación del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), ingeniero agrónomo Carlos Faroppa, manifestó que «hay que comenzar a pensar las buenas cosas que tiene el sector forestal» y saber comunicarlo para que se entienda. El jerarca participó en una nueva edición de Desayuno Forestal, un desayuno de trabajo convocado bajo la consigna Más Madera, que vinculó a toda la red forestal.
Entrevistado por el programa Diario Forestal de radio Rural, Faroppa dijo que existe la impresión de que la forestación en Uruguay sólo es celulosa, «cuando en realidad lo que se está desarrollando ahora como los nuevos proyectos a futuro, son en madera maciza para construcción, para carpintería, para uso exportable, y los subproductos (aserrín, viruta, chips, corteza) también se pueden utilizar en una bioeconomía circular».
«La cadena forestal funciona muy bien como tal y cuando se la conoce sorprende mucho», dijo, y para que eso se entienda «hay un trabajo de comunicación que públicos y privados tenemos que hacer en el sector, porque la gente no tiene la información de lo que se hace, la importancia que tiene y que es una verdadera cadena productiva».
Desde esa área de actividad «vamos a poder agregar a la producción agrícola» la característica de «carbono neutro y libre de deforestación», con lo cual ofrecemos «un sector muy importante» al momento de ofrecer nuestros productos como la carne o los granos. «Hay que comenzar a pensar las buenas cosas que tiene el sector forestal a partir de las leyes» instauradas en el país desde hace más de 50 años, dijo en relación al monte nativo.

EL EVENTO
Consultado sobre ese evento, el jerarca expresó que el encuentro fue organizado por la Sociedad de Productores Forestales, y la Dirección Forestal participó como invitada con el fin de presentar su trabajo, pero también dar el cierre de la jornada.
Más Madera se centró en todo lo que no es celulosa, o sea madera sólida para construcción, carpintería, aserradero, etcétera, y se presentó «lo que viene» para ese sector, como «la industria de la construcción y bonos de carbono».
En cuanto a la que se está realizando, «fuimos delineando lo que se hace con la protección del bosque en incendios y sanidad, cómo se trabaja en lo público y privado en esos temas, cómo se delimitan las áreas. Si no tenemos esa protección de sanidad e incendios no vamos a tener madera», precisó Faroppa.
También se abordó el tema de la logística que viene, el plan de obras del Ministerio de Transporte y Obras Públicas que significa mucha inversión, «pero también adelantándonos a las cargas de grandes camiones tipo bi y tritrenes, poniendo el foco en que usen combustibles renovables, combustibles de baja emisión de carbono obtenidos de residuos forestales».
Otro asunto tratado es «la nueva estrategia de bioeconomía, y ahí hablamos de la Sociedad de Silvopastoreo y el carbono neutro», un tema en el que «todos trabajamos: carbono neutro para la producción, o sea ganadería que se produce con esa característica de neutro».
A su vez, también tratamos «los procesos nuevos en bioeconomía, con Uruguay desarrollando una estrategia en que trabajan varios ministerios como Industria, Medio Ambiente y Ganadería, y dentro del Ministerio de Ganadería está Opypa y la Dirección Forestal».
Esa estrategia de bioeconomía es en base a los residuos de la industria de aserrío entre otras que conforman una gran diversidad y «hay que estar preparado para eso, Uruguay tiene grandes chances en estar adelante en esas cosas», aseguró.
Dentro de eso se habló también de la Comisión Honoraria de la Madera que integran varios ministerios, el Congreso de Intendentes, universidades privadas y la pública y el LATU. Dicha comisión tiene como cometido la promoción del uso de madera sólida.
El Telegrafo



Fuente