Palabras de un Médico científico:

“Qué asunto. Desde mi estricto punto de vista coincido, cuando el paciente es consciente y lo solicita. 

Cuando una persona cursa una situación de vida insostenible, por una enfermedad que lo lleva a la muerte, es insostenible, porque no es posible superar el dolor, no tanto del paciente, -porque se puede alivianar con medicamentos manteniéndolo ‘en coma’ para que no sufra tanto-, es mantener una vida que no es tal, donde el sufrimiento de sus seres queridos es terrible, ya que el enfermo puede no darse cuenta de nada.

Pero en realidad no sabemos qué cruza por su mente, tal vez le duele más ver el sufrimiento de sus hijos, esposos/as, amigos queridos. No sabemos si nos escucha cuando les hablamos o acariciamos…

A veces el movimiento de un dedo de la mano, de sus párpados, parece implicar que nos está sintiendo, que nos está pidiendo que lo dejen irse en paz.

Entre el gauchaje durante las batallas era habitual sentir: “Compañero, despéname por piedad…”. 

Es una voluntad inviolable, que está pidiendo que lo dejen irse en paz.

Cuando para mantener la vida se recurre a medios mecánicos que impactan en su calidad de vida, muchas veces el sufrimiento es el suyo y el ajeno. El estado de deterioro del paciente es tal, que termina en un sufrimiento innecesario. Y a veces son días, meses, años… Es increíble.

La Dra. Adriana Della Valle, experta en este tema no está de acuerdo, porque estima que hay medios para que se puedan superar esas situaciones. 

Pero el final es solo uno y el paciente está dando una orden que se debe cumplir, porque es el dueño de su cuerpo y de su mente quien lo dice. 

Hay un dicho innegable y verdadero: ‘la muerte es lo único cierto en esta vida’.

Cada uno de nosotros tenemos el derecho inviolable de partir como queremos, si es en paz y rodeado de nuestra familia; que así sea.

 



Fuente