Las mafias del fútbol son notorias, las comisiones, las jodas y los atrevidos han hecho historia en la compra y venta de jugadores de fútbol.

Cualquier ignorante, con un poco de caradurismo, terminan enriqueciéndose solo con representar a un jugador que se transforma en notorio a nivel internacional.

Hay dirigentes metidos en las roscas y ahora con la SAD se ha privatizado el negocio.

Clubes que no pueden pagar salarios, y muchas veces con riesgo de cortarles la luz en sus sedes, recurren a un grupo de vivos, donde siempre hay metido un contratista o agente, para poder seguir adelante.

Ahí ponen una fábrica de jugadores y con sus contactos mafiosos en Europa logran colocar jugadores a precios que no son reales.

Sin duda que se podría presumir de lavado de dineros en las grandes contrataciones.

¿100 millones de dólares pagaron el Liverpool de Inglaterra por Núñez?

Un disparate, algo desproporcionado que solo se puede justificar en esa ingeniería financiera delictiva.

¿Por qué Darwin Núñez anda con varios guardaespaldas y su familia en Uruguay con protección especial?

En julio de 2023 la FIFA acabará con las grandes comisiones que cobran los agentes por los fichajes. El tope de la ganancia será del 10%. Veta las comisiones a los familiares.

En julio de 2023, se acabarán las ultra comisiones que cobran los súper agentes por fichajes como los de Haaland o Mbappé.

Los familiares de los jugadores, poderosos comisionistas del siglo XXI, tampoco tendrán derecho a ganar dinero en un traspaso si no tienen licencia. En esa fecha, la FIFA aplicará el nuevo reglamento de agentes. Entonces, el mundo de los fichajes, dará un giro ansiado por los clubes.

Sin duda que se termina la joda, aunque la FIFA es la multinacional de más facturación en el mundo y repleta de delincuentes, algunos de ellos aún presos.



Fuente