Publicado:

Uno de los trabajadores detenidos elaboraba con hojas de la verdura infusiones para hacer la digestión durante la sobremesa.

Cuatro funcionarios de la prisión de Valdemoro, cerca de Madrid, han demandado al director del centro y a seis agentes de la Guardia Civil española tras ser acusados sin pruebas de introducir droga en la cárcel.

Los trabajadores fueron arrestados en mayo del 2021 después de que los agentes confundieran una bolsa con hojas machadas de alcachofas con marihuana. Con esa verdura, cuya forma ya desmigajada es similar a los cogollos secos de la planta del cannabis, uno de los funcionarios detenidos elaboraba infusiones para hacer la digestión durante la sobremesa, reporta El Español.

Los acusados permanecieron encerrados en un módulo penitenciario destinado a miembros de la Administración General del Estado hasta el mes de octubre de ese año, cuando fueron declarados inocentes tras un largo proceso de investigación.

Una modelo húngara pide más de 110.000 dólares de indemnización tras pasar 74 días en una cárcel acusada por error de narcotráfico

Ya absueltos de la acusación, los funcionarios penitenciarios han denunciado al director de la cárcel, José Antonio Luis de la Iglesia, y a seis agentes de la Guardia Civil, entre ellos, a los dos que elaboraron los informes de investigación de la operación, por los delitos de prevaricación, detención ilegal y falsedad documental.

Según los reportes, al redactar las diligencias, los investigadores afirmaron que habían encontrado «marihuana dispuesta para ser vendida al mejor postor». Sin embargo, no había ni hubo nunca droga alguna lista para distribuir entre los reclusos.

«Hasta el momento, después de todas las acciones operativas, no hay ninguna prueba que incrimine directamente a los funcionarios«, escribieron más tarde los agentes  en otro atestado. Pese a ello, los funcionarios continuaron recluidos hasta que salieron absueltos de todos los cargos.

Además, un informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses que buscó «drogas de abuso y adulterantes más habituales» concluyó que en tres muestras de la bolsa no se detectó «ninguna de las sustancias investigadas«, mientras que en una cuarta se encontró vitamina E y niacinamida, una forma de vitamina B.

Una mujer trans interpone una demanda en EE.UU. por abusos tras ser encarcelada con hombres

Por otro lado, la investigación se sostenía en testimonios de varios testigos protegidos, quienes, a pesar de haber realizado diversas acusaciones, se retractaron durante la declaración final ante la magistrada del caso, según videos de la audiencia judicial publicados por The Objective. Alegaron que eran rumores que habían «escuchado de oídas» e incluso acusaron a los investigadores de «poner en su boca palabras que no habían dicho«.

«¿No le llama poderosamente la atención?»

Por su parte, uno de los funcionarios afectados presentó esta semana ante la jueza que instruye el caso una carta dirigida al coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid junto con el informe del instituto toxicológico. 

«¿No le llama poderosamente la atención que unos agentes que se supone hayan hecho anteriores incautaciones puedan confundir una sustancia y, lo que es más, hacer apreciaciones al respecto?», cuestionó. «Todo ello me lleva a dos posibles conclusiones. Que los conocimientos de estos avezados agentes estén muy por encima de los del Instituto de Toxicología o bien que simplemente le mienten, a sabiendas de que usted no va a tomarse el más mínimo interés en verificar sus datos, involucrándole así como validador del falso informe», agregó.



Source link