No hay caso, es muy difícil lograr que el fútbol uruguayo los equipos puedan adoptar una línea de tres zagueros defensivos.

No sé cuál es el tema, pero parece que no estamos acostumbrados a salir de los dos zagueros en línea de cuatro.

Cuando llega un entrenador y quiere innovar, los errores defensivos se hacen evidentes.

Creo que el entrenador de Nacional, se va a dar cuenta de esta realidad, y además, no tiene a los jugadores con características especiales que deben tener en esa línea final de tres que se pretende.

Tienen que ser zagueros muy rápidos, extremadamente atentos a las coberturas, y un descuido, significa una oportunidad de gol rival, ya que los dejan cara a cara con su arquero.

También estamos acostumbrados a un mediocampista central, pero se adopta el doble cinco en casi todos los equipos, algo que también merece un entendimiento muy especial. En cambio el cinco tapón, delante de los dos zagueros centrales, ya es una figura totalmente dominada en el fútbol uruguayo que rinde defensivamente mucho.

Otro tanto ocurre con las nuevas exigencias para los goleros.

Ahora tienen que saber y mucho con la pelota en los pies, algo que no existía hace unos años atrás.

Tiene que saber salir jugando con los pies, recibir pases de sus zagueros hacia atrás, y hay muchos, la mayoría, que no sabe parar un balón.

Y le pegan mal a la pelota, se nota a la legua que no saben, son muy pocos los que dan seguridad con la pelota en sus pies.

Muchos goles rivales llegan por errores infantiles del golero al tratar de salir jugando con sus pies el balón.



Fuente