La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) trabaja en el desarrollo de un prototipo de baterías de selenio de azufre (sulfur selenium, en inglés), que se presentan como una alternativa más segura y, sobre todo, más poderosa, que las de ion de litio, según indica el portal The Cooldown.

Señalan que el prototipo tiene una densidad energética de 500 watts-hora por kilogramo, el doble de la que poseen las baterías de ion de litio.

Esto podria significar una revolución en el transporte aéreo por su potencial para desarrollar aviones que funcionen en base a electricidad y no a combustible.

A pesar de que existen hoy en día aeronaves eléctricas, no son tan usadas, dado que no pueden volar ni tan rápido ni tan lejos ni por tanto tiempo como los aviones convencionales con motores de combistión. Esto es porque las baterías eléctricas tienen una densidad energética más baja que el combustible. 

Hoy los vehículos eléctricos terrestres usan baterías de ion de litio, pero estas aún no pueden proporcionar a los grandes aviones la energía que necesitan para levantarse del suelo y menos, para llegar muy lejos. Además, están hechas con materiales inflamables, lo que podría significar un riesgo mayor. 

Por años, una sección de la NASA ha trabajado en el proyecto de desarrollar una batería de «estado sólido» (solid-state, en inglés) con el poder y la eficiencia para hacer volar a un avión grande. Este tipo de baterías mantienen además su estructura sólida, incluso cuando se dañan, eliminando el riesgo del fuego.

Las nuevas baterías de selenio de azufre descarga su energía 10 veces más rápido que otras baterías y pueden soportar temperaturas el doble de calientes que las de ion de litio. 

Además, la NASA logró hacerlas un 40% más livianas de lo que eran antes de que la investigación comenzara. 





Source link