El badén durante su construcción. (Foto: Intendencia de Tacuarembó).

Hace poco más de una semana el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, inauguró un badén sobre el río Tacuarembó para permitir para permitir el pasaje de agua entre las rutas 26 y 59. Pero llegaron las lluvias de estos días y la zanja no cumplió con su cometido, el agua se fue estancando y en su lugar se formó un lago.

“Inauguramos el nuevo badén de Paso de los Novillos sobre el Rio Tacuarembó, que une las rutas 26 y 59. Una importante obra en el Uruguay profundo que asegura mejor calidad de vida a la gente y que hoy tuvimos el gusto de visitar con el intendente Wilson Ezquerra”, publicó Delgado en su cuenta de Twitter.

Sin embargo la obra falló y dificilmente logré mejorar la calidad de vida de la gente de la zona.

Delgado inauguró una zanja en Tacuarembó

Las copiosas lluvias de los últimos días provocaron una inundación en la zona y el badén inaugurado no fue capaz de canalizar el agua.

Las lluvias dejaron un lago.

La obra fue comenzada en 2020 durante el mandato del exintendente José Menéndez y consta de 151 metros de desnivel para permitir el desplazamiento del agua y “el paso de vehículos durante más días al año”, según informaba en agosto de ese año la comuna de Tacuarembó.

Tras las críticas a la obra el propio Delgado consideró que no se entiende desde la realidad y las necesidades de la gente del interior del país.

Inauguramos el nuevo badén de Paso de los Novillos sobre el Rio Tacuarembó, que une las rutas 26 y 59. Una importante obra en el Uruguay profundo que asegura mejor calidad de vida a la gente y que hoy tuvimos el gusto de visitar con el intendente Wilson Ezquerra”



Fuente