Las expresiones de Lacalle Pou en Artigas, diciendo que los que critican su gestión en la pandemia “se dedican a caranchear”, provocó fuertes reacciones.

Algunos dirigentes consideraron sus palabras como un agravio a la oposición, “y a toda la disidencia a la que llama caranchos”.

Al ser consultado sobre las “muertes evitables” a causa del Covid-19, el mandatario dijo que prefería hablar de “casos evitables”, y  destacó que había un nivel de debate en el que “el presidente de no debe ingresar”.

Sin embargo, en la frase siguiente lanzó una metáfora que causó fuerte impacto político.

“Soy presidente de todos los uruguayos, aún de los uruguayos que se dedican a ‘caranchear”, resaltó con una polémica palabra que cayó muy mal en algunos sectores.

De inmediato comenzaron a aparecer las reacciones.

Fernando Cáceres, exsecretario nacional de Deportes, señaló que «caranchear» remite a lo peor de la política.

“Hay ejemplos en todos los partidos, lamentablemente La afirmación del presidente podría ser autorreferencial, si recordamos actitudes políticas del pasado reciente Es mejor prevenir y censurar estos desvíos para fortalecer la política”, reveló.

Por su parte, Pablo Caggiani, copió en su Twitter la frase de Lacalle y agregó: “La grieta en medio de la pandemia es orden en el gobierno. Los liberales y republicanos se siguen haciendo los desentendidos. Uruguay barranca abajo…”.

También el psicólogo, diplomático y exsecretario general de la Junta Nacional de Drogas de Presidencia, Milton Romani, se refirió a las palabras del presidente.

Señaló que «no puede insultar a la disidencia política, social, científica y cultural con ese insulto ofensivo», diciendo «que somos caranchos».

Para Romani, se trata de un comentario que «indigna y genera grieta. Esa que él mismo dice evitar.  Tampoco colabora con un clima de diálogo, que nunca aceptó y ahora dice defender», añadió.

Por último, el médico neurólogo, Federico Preve, recalcó: “El presidente habla de caranchear por opiniones, dice que ‘no va a bajar’ al tono de diálogo pero califica de esa forma y hace lo contrario. Además prefiere hablar de casos evitables -cosa cierta- pero donde hay casos, hay muertes y secuelas. De asumir responsabilidades nada”.



Fuente