El presidente Luis Lacalle Pou visitó este viernes Bella Unión para asistir al inicio de la zafra de la caña de azúcar ocasión en la que fue recibido con protestas y aprovechó, fiel a su estilo, a polemizar pese a negarse a hacerlo.

Consultado sobre las afirmaciones de que hay “muertes evitables” por la covid-19, dijo que prefiere hablar de “casos evitables”.

“Me veo tentado de entrar en un debate, pero el presidente de la República no solo no quiere sino que no debe ingresar” agregó.

Sobre los “fallecimientos evitables” dijo “no me tiren la lengua porque para hablar tengo, pero no es mi rol. Soy el presidente de todos los uruguayos, aún de aquellos que se dedican a caranchear, como se dice en campaña”.

Para el mandatario hay registros “serían alentadores, como la baja en la ocupación del CTI. Fundamentalmente el avance del proceso de vacunación. Nuestro país es el primero en toda América Latina que empezó a vacunas a menores de 18 años».

Puente binacional

En otro orden anunció su intención de “avanzar en un puente entre Monte Caseros (Argentina) y Bella Unión, que está aprobado por la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) y hay que avanzar en el financiamiento, ponerse de acuerdo y que pueda ser una realidad. Va a ser transformador en la zona, no solo en la gente que va a llegar, sino en la gente que va a utilizar esta vía como cercanía en el transporte y la logística».

Agregó que se está estudiando “la posibilidad de la plantación e industrialización del cáñamo también aquí en la zona de Bella Unión. Esperemos en poco tiempo tener noticias formales al respecto”.

Señaló que «en breve» se realizará un llamado para llevar adelante ese proyecto, con el fin de «potenciar las habilidades de esta zona, que es plantar, regar, cuidar, procesar y tratar de reintegrar toda la cadena».

 



Fuente