El recientemente designado coordinador del Frente Amplio (FA), Ricardo Ehrlich, señaló que la recolección de 800.000 firmas para derogar 135 artículos de la ley de Urgente Consideración (LUC) es una señal muy fuerte para el gobierno y opinó que resulta “inapropiado” hablar de ahorro en estos tiempos signados por la pandemia y sus consecuencias.

Entrevistado en Legítima Defensa, el exintendente de Montevideo y ministro de Educación y Cultura, se refirió a los desafíos que enfrenta el país y el Frente Amplio.

Consideró que en algunos aspectos el FA se alejó de la gente y del interior. Consideró que habría que dejar de hablar de interior y “hablar del país, sus departamentos y sus regiones”.

Ehrlich, un destacado científico, fue designado por el Plenario Nacional del Frente Amplio para conducir a la fuerza política hasta diciembre cuando se realicen las elecciones internas.

«La vida está afuera»

Respecto a sus tarea al frente del FA reconoció que “la vida pasa afuera, la organización vine al lado de la gente”, y que en unos “pocos meses tenemos una agenda que no nos va a permitir descanso”.

Precisó algunos de los temas que ocuparán su atención y la de la fuerza política. “Seguramente la primera movida sea con el referéndum. El Frente integra una comisión con organizaciones sociales y tendrá que definir un programa de trabajo”.

Tenemos la Rendición de Cuentas, que es un problema por los temas que están agendados. Hay mucha preocupación al respecto”.

“Tenemos lo que es este final, o esta etapa de la pandemia. Mirando al hemisferio norte creo que deberíamos estar preocupados, prudentes. La pandemia no terminó”, advirtió señalando los rebrotes que se han registrado y se registran, en algunos países europeos.

Precisó que además de la mortalidad la pandemia “está dejando una gran cantidad de problemas muy serios que van a llevar mucho tiempo resolver. Hay impacto económico, impacto en el mundo del trabajo y también un impacto que supone un desgarro en el tejido social a todos los niveles”.

Fuerte mensaje

Consideró que el presentar 800.000 para derogar 135 artículos de la LUC, supone “un mensaje muy potente. Creo que hay que interpretarlo como una señal de la gente. Para el FA es clarísimo, pero que tiene que asumirlo como mensaje además de una voz de aliento. Es una señal muy fuerte para el gobierno, no se refleja en las encuestas pero es una señal muy fuerte”.

En cuanto a las tareas del Frente Amplio para el periodo las resumió en que se debe estar “al lado de la gente, de los problemas de la gente, ayudando a resolverlos, buscando hacer propuestas, dialogando para mitigar alguno de los impactos de las iniciativas de la coalición de gobierno”.

Finalmente señaló que trabajará para el dialogo. “El dialogo siempre es positivo”, subrayó.



Fuente