De acuerdo con expertos en salud, la artritis es «la hinchazón y la sensibilidad de una o más articulaciones», que dificultan poco a poco el movimiento. Estas uniones entre los huesos, al inflamarse o hincharse, pueden provocar una lesión grave.
Para reducir efectos de estas enfermedades, expertos recomiendan las siguientes frutas, los cuales han demostrado ser beneficiosos para el cuidado de las articulaciones:

Melón: Según Subtropical Agricul-tural Research Center, esta fruta es útil para el tratamiento de la artritis y la artrosis, por su gran contenido de fitoquímicos que son vitaminas antioxidantes como la vitamina C y A, conocidas por prevenir y controlar el daño articular. Además, tiene sustancias como la cucurbitacina B, litio y zinc, las cuales refuerzas las defensas del cuerpo.

Calabaza (zapallo): Este alimento contiene carotenoides, conocidos como vitamina A, que son sustancias responsables de su color amarillo o naranja y útiles para cuidar las articulaciones del daño. También posee polisacáridos, aceites, esteroles, proteínas con efectos antiinflamatorios y antioxidantes.

Fresas (frutillas): Según un estudio en Oklahoma State University, las fresas pueden controlar el dolor de la artrosis, especialmente en hombres y mujeres obesos, mayores de 50 años de edad; esto gracias a su gran contenido de polifenoles. Se conoció que en este estudio, los participantes con artrosis consumieron 50 gramos de fresas durante 12 semanas, teniendo como resultado reducción del dolor.

Vitaminas que se deben tomar para cuidar las articulaciones
Las articulaciones son el punto en donde se unen dos o más huesos. Los hombros, codos, caderas, rodillas y nudillos son articulaciones. Sin embargo, estos puntos son más que huesos. Incluyen tejidos blandos que los rodean, como cartílagos, tendones y ligamentos, por ejemplo, según explica la biblioteca médica MedlinePlus.
Los expertos indican que para cuidar las articulaciones se deben consumir algunas vitaminas y minerales que son clave para fortalecerlas. Por ejemplo, la vitamina C cumple un papel clave al estimular la producción de colágeno.
De igual forma, la vitamina D es fundamental en el fortalecimiento de los huesos y la vitamina E, que mejora la protección del cartílago.
En cuanto a minerales, el calcio y el fósforo intervienen en la formación, desarrollo y mantenimiento de huesos y articulaciones; el magnesio es uno de los principales componentes de la estructura ósea; el silicio participa en la síntesis de la elastina y del colágeno, y estimula la formación y mineralización ósea, mientras que el azufre se encuentra en el colágeno, responsable de formar tendones, cartílagos y ligamentos.
Antes de organizar una dieta equilibrada para combatir esta enfermedad, se recomienda consultar con un médico.



Fuente