Beber mucha agua, no permanecer al sol y no tomar alcohol: las recomendaciones del Sinae para la ola de calor
Ante la ola de calor que el Instituto Uruguayo de Meteorología advierte hasta el 8 de diciembre, el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) lanzó recomendaciones a la población para lograr transitarla lo mejor posible.
Según el organismo, cuando las temperaturas se eleven, lo recomendable es: «Mantenerse informado sobre pronósticos, estado del tiempo y advertencias de las autoridades» y tomar especiales precauciones con las personas más vulnerables como los menores de 6 años, los mayores de 65, las personas que realizan tareas al aire libre, las que padecen ciertas enfermedades como hipertensión, diabetes, obesidad, alcoholismo y personas disca-pacitadas.
A su vez, sugiere «evitar permanecer al aire libre entre las 11 y las 18» y «evitar la permanencia de personas y mascotas en el vehículo cuando esté estacionado».
En cuanto a la ingesta de líquidos, el Sinae recomienda beber agua en abundancia, aunque no se tenga sed y no consumir bebidas alcohólicas. Por el lado de la alimentación, sugiere evitar las comidas copiosas y calientes, consumir frutas y verduras en porciones pequeñas y frecuentes y mantener los alimentos refrigerados.
Además, como recomendaciones de vestimenta, propone «usar sombrero, ropa ligera, calzado liviano, lentes de sol con filtro y protector solar factor 30 o más».

Exceso de calor y golpe de calor
El Sinae también recomienda qué hacer ante dos situaciones que se pueden dar, como el exceso de calor y el golpe de calor. El exceso de calor, según el organismo, es «la situación provocada por un anormal calentamiento del cuerpo en un período de tiempo relativamente breve».
Los síntomas son calambres, agotamiento, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, deshidratación, caracterizada por piel y boca secas, decaimiento, ojos hundidos y sed intensa, presión arterial baja y pulso rápido.
En caso de tener esos síntomas se recomienda «permanecer en un lugar fresco y sombreado, tomar una ducha o refrescarse con paños húmedos y fríos en la cabeza, cuello, axilas y región inguinal y beber líquidos fríos».
El golpe de calor es diferente: Los síntomas son temperatura corporal mayor a 40 grados, piel caliente y roja, inestabilidad al caminar, mareos y somnolencia, confusión, delirio o convulsiones.
En ese caso se debe solicitar atención médica urgente y mientras llega la urgencia se debe «colocar a la persona en un lugar fresco y sombreado», «refrescar el cuerpo con paños húmedos y fríos». Si la persona está consciente, «colocarla con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo y ofrecerle líquidos fríos». Y si la persona se encuentra inconsciente, «colocarla de costado con piernas fle-xionadas».
El Observador



Fuente