La
Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF) y las asociaciones de jugadoras y
jugadores de las selecciones nacionales estadounidenses llegaron este miércoles
a un acuerdo histórico para un nuevo convenio colectivo que logra la igualdad
salarial en el fútbol profesional en el país.

La USSF garantizará “igualdad salarial por medio de términos
económicos idénticos”, según informó en un comunicado oficial, y se convierte
de esta manera en la primera federación en igualar los premios por participar
en la Copa del Mundo tanto para la selección femenina como para la masculina.

Los convenios colectivos estarán en vigor hasta 2028 e
incluyen “compensación idéntica por todas competiciones incluyendo la Copa
Mundial de la FIFA y la introducción de un mecanismo idéntico para compartir
todos los ingresos comerciales de ambos equipos”.

“Los acuerdos asegurarán que los jugadores de las selecciones
nacionales de Estados Unidos sigan siendo de los mejores pagados en el mundo”,
agregó la USSF.

El convenio prevé además el “reparto con una división igual
del 50 %” de los ingresos generados por transmisión y patrocinios y la USSF se
comprometió además a pagar a las jugadoras y a los jugadores una parte de los
ingresos de la venta de entradas para los partidos disputados como locales.

A eso se suman un apoyo para el cuidado de niños “durante las
convocatorias y los partidos de las selecciones nacionales” y un plan de ayudas
para la jubilación.

“Los logros en este convenio son un testamento de los
esfuerzos increíbles de las jugadoras de la ‘WNT’ (selección femenina) dentro y
fuera del campo”, afirmó la jugadora de la selección femenina y presidenta de
la asociación de jugadoras estadounidenses, Becky Sauerbrunn.

La propia Sauerbrunn formó parte de un grupo de cinco futbolistas,
junto a Megan Rapinoe, Alex Morgan, Carli Lloyd y Hope Solo, que dieron un paso
al frente en 2016 y abrieron una disputa ante la Comisión de Oportunidades e
Igualdad en el Empleo de EEUU (EEOC) por discriminación salarial.

El pasado 22 de febrero, tras largas negociaciones, esta
disputa se cerró con un acuerdo por el que las jugadoras debían recibir 24
millones de dólares como indemnización.

Sauerbrunn dedicó este histórico acuerdo a la generación de
jugadoras que “vino antes del equipo actual” y expresó el deseo de que esto
sirva “como la base para el crecimiento continuo del fútbol femenino en Estados
Unidos y por todo el mundo”.

“Dijeron que la igualdad salarial para hombres y mujeres no
era posible, pero eso no nos detuvo y fuimos y lo logramos”, dijo Walker
Zimmerman, miembro del grupo de líderes de la Asociación de jugadores
estadounidenses.

La selección femenina de fútbol de Estados Unidos es una gran
potencia internacional y ha ganado cuatro Mundiales (1991, 1999, 2015 y 2019),
unos éxitos que dejan muy atrás a un combinado masculino estadounidense que clasificó
a Catar 2022 tras no haber podido participar en Rusia 2018.

EFE /
FútbolUy





Source link