Hace tiempo que el maestro Tabárez debió haber dado un paso al costado.

Esto lo dice la hinchada, en su mayoría se dan cuenta que ya es insostenible su cargo de entrenador Nacional.

En estos dos partidos de las eliminatorias, que eran claves para Uruguay y poder posicionarse en zona de clasificación; los errores de integración y técnicos de funcionamiento; fueron responsables de obtener solamente dos puntos de seis en disputa.

Contra Paraguay parecería que el Maestro se tomó un vino antes de parar el equipo en la cancha. De los 11 jugadores, había 8 fuera de puesto.

Hasta inventó con los tres mediocampistas, que los tres estaban fuera de su lugar normal.

Recién al segundo tiempo, como ocurre siempre, hace algún cambio y deja al equipo jugar con más vocación ofensiva.

El ingreso de Torres dio vuelta la actitud del equipo, se jugó a ganar y Valverde se soltó para jugar en su verdadero puesto de 8 y comenzar a realizar sociedades interesantes por derecha.

Pero siempre Tabárez pierde el primer tiempo con sus posturas timoratas.

Siempre entra a jugar el partido a no perder, a tapar a su rival, impidiendo que las excelentes condiciones de los grandes jugadores que tenemos, la mayoría jugando en los mejores equipos del Mundo hagan lo que saben.

Y ojo que si alguno lo contraría a Tabárez, lo borra.

¿Se acuerdan cuando Gargano criticó la postura táctica de Uruguay? Lo sacó y nunca más lo citó estando en un gran momento en Europa.

Soberbio y dueño de la verdad, no acepta críticas y su juego táctico hasta ahora, estaba acompañado por un factor muy importante, que parece se le terminó… la suerte.

Muchos aún siguen diciendo, que si aquel moreno en el 2010 llega a embocar el penal que tiró afuera luego de dar en el travesaño, ese era el último partido del famoso “proceso” de Tabárez en la selección.

El empate contra Paraguay de locales es una derrota y perdimos dos puntos de oro que se debieron haber ganado ante un meritorio equipo guaraní.

A Paraguay le alcanzó con ser ordenado, bien parado, trabajando mucho, unidos, tan solo con esas cualidades y ante un Uruguay sin jugar a nada, logró un empate que le sirve como visitante.

En el partido del martes en Caracas contra Venezuela, cambiaron algunos jugadores y parecía que era un equipo diferente, más ofensivo.

Pero Tabárez puso a Jonathan Rodríguez pegado a la raya por la izquierda sin dejarlo desplegar toda esa velocidad que tiene por el centro del ataque, rotando por todo el frente de la ofensiva.

Y el propio Tabárez con esa increíble postura anuló a Rodríguez, lo mató, lo encerró contra ese sector y pasó desapercibido.

Por la derecha, también pegadito a la raya pone a Facundo Torres desde el inicio. Y lo deja 45 minutos en ese lugar, sin que el veloz aurinegro logre sobresalir, quedando atrapado contra la línea de cal.

Ni siquiera hizo Tabárez el habitual de rotar los punteros de una punta a la otra, los dejó allí aun viendo que eran superados y que ambos jugadores estaban incómodos en ese lugar, hasta un niño de escuela lo podía observar, menos Tabárez.

Giovanni González, que llega nuevamente a la selección por sus extraordinarias actuaciones en Peñarol, con una característica especial, sus subidas por la derecha, llegando en innumerables oportunidades al ataque y con un desborde desnivela.

Pero Tabárez no lo deja pasar la mitad de la cancha. Parecería que lo hace por gusto, todo a la inversa de cómo se debería hacer.

Uno ve a Valverde en el Real Madrid, a Vecino en el Inter de Italia, a Jonathan Rodríguez como goleador de México, y los ve aquí, y son otros jugadores, irreconocibles.

Antes de ir a la actuación individual, quiero hacer un comentario que creo son muchos los que lo van a compartir.

¿Por qué no puso unos minutos el tricolor Ocampo?

Contra Venezuela le venía como anillo al dedo por la derecha. Venezuela se defendió todo el partido y en lugar de intentar abrir la cancha por afuera con Ocampo picando a toda velocidad y dribling, como lo está haciendo brillantemente en Nacional, puso a Nández y a Viña para asegurar un empate sacando a Jonathan Rodríguez y Facundo Torres que fracasaron en sus actuaciones personales por culpa del entrenador que los mandó al matadero en la posición en la cancha.

Era el partido para el debut de Ocampo, estaba todo para sus desbordes por derecha, hubiera sorprendido a Venezuela sin la menor duda, pero no, lo dejó en el banco esperando poder ingresar.

Un hombre terco Tabárez, que ya hace rato largo por su edad y por sus actuaciones y pocos triunfos, debió haber dejado de ser el entrenador de Uruguay.

 

ACTUACIÓN INDIVIDUAL

 

Muslera:

Espectacular actuación en los dos partidos. Hay que recordar, que viene de una seria lesión de fractura de tibia y peroné, recién hacía algunos pocos partidos que regresaba a la cancha en su equipo de Turquía. Dos atajadas por partido que salvaron situaciones de gol rival, realmente espectaculares. Serio, tranquilo y dando tranquilidad a sus compañeros y los hinchas, que miran con mucha confianza cada momento de peligro en la defensa celeste.

 

González:

Bien jugó, sin llegar al nivel de Peñarol, pero muy presionado por el entrenador, que no lo deja subir con esa potente carrera por derecha que lo caracteriza.

No sabe si subir o quedarse atrás, juega realmente desorientado.

 

Giménez:

El partido con Paraguay discreto, calculando mal sus salidas del área. Contra Venezuela el primer tiempo, muy mala su actuación, pero, el segundo tiempo, volvió a mostrar su gran personalidad y coraje.

Esperamos que siga con lo que mostró el segundo tiempo, que se acerca en mucho a ese gran zaguero que llegó y se quedó con un lugar en la defensa celeste.

 

Godín:

El capitán venía en baja y no fue mala su actuación, fue buena. Quizás no muestre lo que nos tenía acostumbrados, esas actuaciones de Faraón, pero con mucha experiencia saca los partidos con una nota buena. Sigue estando vigente, no es el de antes, pero no dudo de su titularidad.

 

Cáceres:

Un relojito, por izquierda o por derecha es el mejor zaguero de Uruguay desde hace mucho tiempo. Recuerdo que el Maestro Tabárez, hace un tiempo dijo públicamente en un medio, que “Cáceres, es el Suarez de la defensa” y no se equivoca.

 

Vecino:

Muy bajo, desconocido, como que es otro. No quita, no llega arriba, no gana en el área rival. Sin dudas que bajó mucho su rendimiento. No justifica la titularidad lamentablemente.

 

Valverde:

Es un jugador clase A, completo, un volante mixto por derecha, que si se le deja llegar, es peligroso por sus tiros de media distancia. Lamentablemente Tabárez lo liquida, lo hace marcar y marcar, correr atrás del rival, en lugar que el rival corra detrás de Valverde. Tremendo talento desperdiciado totalmente.

 

Torreira:

Entró frente a Paraguay y levantó al equipo. Pero contra Venezuela a pesar de su titularidad, se mostró muy desprolijo. A la inversa de lo que le dio a Uruguay su llegada a la selección.

Ni orden, ni disciplina, desconocido por lo ineficiente.

 

Torres:

Lo mató Tabárez, me dio mucha pena verlo muerto de frío como puntero por la derecha estático, sin que le den juego, un desperdicio mayúsculo. No pudo hacer mucho, fue bien marcado contra la raya, y se fue apagando poco a poco hasta ser intrascendente. Por el medio del ataque, como un 9 y medio, detrás de Suárez.

En el segundo tiempo Tabárez se dio cuenta y lo puso más cerca del nueve celeste, pero igualmente ya estaba desdibujado y terminó siendo sustituido.

 

Rodríguez:

¡Pobre Cabecita!

Lo condenó al fracaso Tabárez. Quiso, pero es muy difícil venir a Uruguay a jugar de puntero por la izquierda, teniendo que gastar energías corriendo rivales ayudando al lateral izquierdo.

Lo intentó, pero…

 

Suárez:

Lejos, muy lejos de su nivel de selección. Lento, pachorriento, protestador, simulando faltas en su contra. Habla con todos, con el juez, con líneas, con los rivales, es todo un show. Pero es la sombra de Luis Suárez, ya no gana a la carrera, ya no es imparable cuando arranca. Los años no vienen solos…

 

Alineacion Uruguay:

Muslera, González, Giménez, Godín, Cáceres, Vecino, Valverde, Torreira, Torres, Rodríguez y Suárez.

 

Alineación Venezuela:

Graterol, Ferraresi, Chancellor, Villanueva, Rosales, González, Rincón, Moreno, Savarino, Otero, Martínez.

Árbitro: Sr. Anderso Daronco (BRA).



Fuente