En el marco del plan piloto para la construcción de viviendas sustentables en madera lanzado por el Poder Ejecutivo en agosto, Mevir está a días de completar la construcción de cuatro de las nueve casas previstas. Se apunta a que el costo del metro cuadrado de construcción sea menor a US$ 1.000, menos de la mitad de lo que demanda el sistema tradicional.

Este programa, que se está llevando adelante en la ciudad de Rivera, se enmarca en una política del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT) para fomentar el uso de madera como una alternativa de menor costo y mayor rapidez para acceder a soluciones habitacionales.

Además de Mevir y el MVOT – que financia la obra -, participan de este proyecto el Ministerio de Ambiente (MA), encargado de evaluar el impacto ambiental,
el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), que aporta calefactores para las viviendas pero que además va a ser el encargado de realizar un estudio de la habitabilidad una vez que estén terminadas y la Intendencia Departamental de Rivera (IDR) que es la que pone las tierras.

La madera para este plan es subsidiada, en parte, por empresas privadas de la zona. Juan Pablo Delgado, presidente de Mevir, dijo a El Observador que con el uso de nuevos materiales como la madera se intenta «aumentar la rapidez en la construcción pero sin perder condiciones de habitabilidad de calidad constructiva».

Y agregó: «Apuntamos a que no se pierda confort térmico, ni acústico ni humídico y que la vivienda sea tan confortable como la tradicional de alta calidad con paredes dobles».

El actual plan piloto tiene como objetivo construir nueve viviendas, de dos y tres dormitorios, para fines de 2021. Hasta el momento, ya hay dos levantadas y en esta semana, según el presidente de Mevir, se podrán levantar dos más «si el tiempo ayuda». «Si seguimos así, esperamos que a fin de año la gente pueda pasar las Fiestas en sus casas nuevas», apuntó.

Las viviendas de dos dormitorios son de 55 metros cuadrados mientras que las de tres alcanzan los 65 metros cuadrados. «Las casas que van a quedar muy lindas y exteriormente no se va ni siquiera a visualizar que son de madera porque van todas revestidas. Lo importante es que se gana mucho tiempo de ejecución y no se pierde para nada la calidad constructiva», agregó.

Delgado señaló que duran lo mismo que las de construcción tradicional y que el mantenimiento también es el mismo. «La clave siempre en madera es la buena
ventilación de la vivienda. Construcciones con madera requieren siempre esta atención de estar con las ventilaciones correspondientes», indicó.

Las nueve familias beneficiarias del programa que participan en la construcción bajo el régimen de ayuda mutua. También participa de la obra un equipo técnico de la IDR.

Delgado informó que el costo del metro cuadrado estará «por debajo de los US$ 1.000» – que es el costo de las viviendas tradicionales que construye Mevir – pero destacó que la ganancia va a estar en el tiempo. «Aunque el costo fuera similar al tradicional, con el tiempo que se va a ahorrar, ahí está la ganancia, una ganancia en la ejecución», destacó.

Actualmente el metro cuadrado de las casas que se construyen a través del plan de Vivienda Promovida –que estimula la inversión privada– tienen un costo de entre US$ 2.200 y US$ 2.400.

Sobre el costo total que tendrá este plan piloto, el presidente de Mevir señaló que lo tendrán luego de «sacar las cuentas» y «hacer los números», una vez que esté terminada la obra.

«En este plan piloto hay parte del dinero que lo aporta el MVOT y hemos tenido donaciones de madera de las principales empresas madereras de la región. De todas formas, estamos cuantificando cuánto hubiera costado comprar esa materia prima para sacar números finales pero, hasta que no tengamos ese número y las viviendas, no vamos a hacer públicos los resultados», indicó.



Fuente