Publicado:

«Yo tengo que aplicar la ley, porque si no, me convierto en cómplice», dijo el mandatario mexicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo este miércoles un llamado a negociar con las empresas energéticas que vendieron electricidad a otras compañías bajo un esquema de simulación, antes de acudir a tribunales y aplicar la ley.

«No quiero que lo primero sean las demandas penales, lo primero es un llamado a sentarnos al diálogo, estoy terminando de hacer el análisis de quienes están en la ilegalidad completa, que violan la Constitución», dijo el mandatario en su conferencia matutina.

«Hago un llamado a estas empresas para que nos sentemos a ver cómo vamos a resolver el problema porque yo tengo que aplicar la ley, porque si no, me convierto en cómplice, ya hay un marco legal», agregó.

El pasado 7 de abril, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló la constitucionalidad de la Ley de la Industria Eléctrica, aprobada en 2021 por el Congreso, por lo que se aclaró legalmente que el esquema de simulación que usaban empresas energéticas para vender energía es ilegal.

El autoabasto: «Un mercado clandestino»

Las empresas energéticas usaban la figura de «autobasto» para vender electricidad a empresas que simulaban ser socias, cuando en realidad eran clientes

Imagen ilustrativa

El mandatario mexicano indicó que las empresas involucradas en este esquema son entre 10 y 20, la mayoría de ellas extranjeras.

«Ojalá y ya empiecen a revisar con sus abogados lo que resolvió la Suprema Corte para que se entienda que ya es ilegal, que es un fraude ese mecanismo de autoabasto que crearon, que es una especie de mercado clandestino, informal, ilegal», sostuvo el titular del Ejecutivo federal.

El domingo 17 de abril, la Cámara de Diputados desechó la propuesta de reforma eléctrica impulsada por López Obrador para realizar cambios constitucionales en el sector eléctrico mexicano, la cual generó gran polémica. Al día siguiente, el 18 de abril, el Congreso mexicano aprobó de manera rápida, y sin mucha discusión, la reforma a la Ley Minera para nacionalizar el litio.

Los simpatizantes del presidente López Obrador han calificado como «traidores a la patria» a los legisladores que votaron en contra de la reforma eléctrica, un término que ha sido rechazado por la oposición. 



Source link